Conecta con DBasket

NBA

El cierre del mercado en el Oeste

Analizamos cómo queda la Conferencia Oeste tras el ‘trade deadline’.

traspasos NBA
Fuente: Gary A. Vasquez-USA TODAY Sports

¡Finalizó la locura del trade deadline! Un año más, el cierre del mercado mantuvo a la gente pegada a las pantallas de sus teléfonos y ordenadores, a la espera de la última actualización sobre los traspasos y cortes de los jugadores. Una vez agotado el plazo para realizar este tipo de movimientos, vamos a analizar cómo quedan las franquicias tras la jornada de ayer.



Anthony Davis se queda

Ha sido el gran protagonista de este cierre de mercado, pese a que finalmente acabará la temporada en Nueva Orleans. Los Pelicans finalmente no movieron a su estrella, no sabemos todavía si por no recibir ofertas que consideraran suficientes, por esperar a la oferta de Boston (que por motivos de convenio colectivo no puede obtener a Davis vía traspaso mientras Kyrie Irving, llegado en el verano de 2017 desde Cleveland vía traspaso, no se salga de su contrato actual), por no querer bajo ningún concepto enviarlo a los Lakers, o por un organigrama confuso en lo que respecta a sus oficinas.

Seguramente por una mezcla de los anteriores motivos –es posible que vayamos conociendo nuevos datos que inclinen la balanza hacia uno de ellos- Anthony Davis seguirá siendo un pelican hasta final de temporada. Lo que sí hicieron desde Nueva Orleans fue deshacerse de Nikola Mirotic, que puso rumbo a Milwaukee a cambio de Stanley Johnson, Jason Smith y cuatro picks de segunda ronda. Fue el único traspaso que hicieron los Pelicans, que además de quedarse con Davis no pierden a otros jugadores como Randle o Moore que teóricamente estaban a la venta, o Jrue Holiday, codiciado por varios equipos pese a que en la ciudad del jazz no había especial interés en moverle.

Entonces, ¿los Lakers qué?

Pues los Lakers poca cosa. Se hicieron con Reggie Bullock y Mike Muscala en dos traspasos menores, en los que además consiguieron abrir un nuevo hueco en la plantilla para incorporar a alguien (¿Melo?) en los próximos días. Pero teniendo en cuenta que iban a por todas, el resultado final no puede sino saber a poco.

Los Lakers tendrán que enderezar ahora una temporada que se ha visto torcida en el último mes, a nivel deportivo por los malos resultados del equipo durante la baja de LeBron, y a nivel de vestuario por las tensiones internas que ha generado el hecho de que prácticamente toda la plantilla estuviese a la venta estos días. Por más que todas las partes entiendan que la NBA es un negocio, hay heridas abiertas que podrían tardar en cicatrizar. Que Luke Walton tampoco tenga la mayor seguridad del mundo de mantener su puesto de entrenador tampoco ayuda.



El final de la era Gasol en Memphis

Que los Grizzlies iban a tener que afrontar una reconstrucción en un futuro próximo era algo más o menos claro. Que esta iba a pasar por deshacerse de Marc Gasol también era bastante previsible. Pero no por esto la salida de Big Spain deja de ser una noticia importante. Gasol deja la franquicia como líder histórico en puntos, rebotes, tapones, minutos y victorias, y también habiendo sido el jugador más importante de las mejores temporadas en la historia de la misma.

El pívot español llega a Toronto, sumándose a un equipo que tiene grandes aspiraciones para esta temporada. Marc podría llegar a jugar sus primeras Finales de la NBA, aunque antes tendrá que pasar por un camino que incluirá a por lo menos dos equipos entre los reforzados Bucks y Sixers y los Boston Celtics. Los equipos de la zona noble de la Conferencia Este se han puesto las pilas en este trade deadline para hacerse con un trono que ha pertenecido a LeBron James durante los últimos ocho años.

A Memphis llegan Jonas Valanciunas, Delon Wright, C.J. Miles y una segunda ronda de 2024. Tanto Valanciunas como Miles tienen una opción de jugador en sus contratos, mientras que Wright, quizás la pieza más interesante por su juventud si los Grizzlies se decidiesen a reconstruir, será agente libre restringido. Lo que seguro harán en Memphis es monitorizar su pick de primera ronda, que deben a Boston: este año está protegida entre los puestos 1 y 8, el que viene entre el 1 y el 6, mientras que en 2021 no tendrá ninguna protección.

Los Kings quieren Playoffs

Sin ningún incentivo para tankear, ya que su elección de Draft de este año irá a Boston o Philadelphia (solo si es la primera elección, por lo que lo más probable es que vaya a Boston), y con un equipo que ha superado todas las expectativas –que, siendo honestos, eran entre bajas y muy muy bajas- en la capital de California han decidido apostar fuerte por Fox, Hield y compañía.

Ahora mismo los Kings se encuentran a un partido de distancia de los Clippers por el octavo puesto, por lo que tiene sentido realizar una apuesta fuerte. Y eso es precisamente lo que ha hecho Vlade Divac y el resto del equipo directivo consiguiendo a Harrison Barnes. El precio no ha sido demasiado elevado: Zach Randolph, que no había jugado en todo el año, y Justin Jackson.



En Barnes, los Kings encuentran una opción de garantías para los puestos de tres y cuatro. Un jugador que además tiene experiencia en playoffs tras su paso por los Warriors y al que acompaña una fama de gran profesional. El problema es más contractual: Barnes podría salirse de su contrato actual este mismo verano buscando uno de mayor duración (y si no, ejercer una opción de jugador que le reportaría 25 millones de dólares la próxima temporada, un salario de estrella para un jugador que está un peldaño por debajo). Pero, teniendo en cuenta que Sacramento no ha sido nunca un destino especialmente atractivo para los agentes libres, y que siempre es más fácil renovar a un jugador después de haber estado un tiempo en la franquicia (esto no siempre ha ayudado a los Kings, aunque parece que las cosas se están haciendo mejor últimamente), la apuesta parece comprensible.

Building for Luka

Por mucho que aquí estuviésemos avisados de la enorme calidad de Doncic, hay que reconocer que su impacto ha sido mayor de lo esperado en su primera temporada. Tanto que Cuban y los Dallas Mavericks han decidido, tras apenas media temporada, que es su estrella para los próximos años. Y no les ha temblado el pulso a la hora de desmantelar literalmente todo el quinteto titular excepto el esloveno para buscar compañeros que se ajusten mejor a sus características y espacio salarial para fichar.

En esta línea hay que entender la llegada de Porzingis –a quienes los tejanos confían en renovar- y la salida de Harrison Barnes, que podría haberse marchado libre este próximo verano o haber ocupado una parte considerable del espacio salarial si finalmente hubiese renovado con los Mavericks. Los movimientos de estos días, que empeoran la plantilla para los próximos encuentros, también podrían ayudar a que Dallas conserve su elección en el próximo Draft, que tendrá que ir a los Atlanta Hawks si no es una de las cinco primeras como consecuencia del traspaso en el que consiguieron a Doncic.

Buscando el pelotazo en verano

Los Angeles Clippers son uno de los equipos que mejor se están posicionando de cara al próximo mercado de agentes libres. Con la vista puesta en hacerse con alguna de las estrellas que podrían salir al mercado en verano, el otrora hermano pobre de Los Angeles ha utilizado el trade deadline para liberar salarios y sumar activos de cara a un traspaso. Los Clippers tienen espacio para ofrecer dos contratos máximos el próximo verano, y una colección de picks de Draft y jugadores con contrato rookie para juntar un atractivo paquete y montar un traspaso. Los Clippers piensan en grande.

Los angelinos también mejoran sus opciones de mantener su propio pick este próximo junio, que irá a los Celtics siempre que el equipo se clasifique para playoffs. Tras un gran inicio de temporada en el que llegaron a liderar la Conferencia Oeste, parece que en las oficinas de los Clippers han visto claro que su mejor opción es intentar incorporar a una o más estrellas para convertirse en un equipo puntero antes que luchar por alguno de los últimos puestos de postemporada y una casi segura derrota en primera ronda. Veremos en qué acaba la cosa.

¿Y el resto?

A la espera de lo que pueda ocurrir en el mercado de jugadores cortados, que cada año es más importante y presenta nombres más atractivos, el resto de equipos del Oeste no cambiará demasiado de aquí al final de temporada. Franquicias como Rockets, Jazz, Spurs o Blazers, que están en una situación en la cual podrían haber dado salto en la jerarquía de la conferencia con alguna incorporación, no consiguieron completar ninguna operación que les ayude en el futuro inmediato (aunque las llegadas de Shumpert a Houston y Hood a Portland son bastante interesantes).



Otras franquicias como Warriors, Nuggets o Thunder parece que han considerado que están bien como están, y que, más allá de algún retoque, seguirán con la plantilla que tienen ahora mismo. Comprensible, dados los resultados. Lo mismo, pero al revés, vale para los Phoenix Suns. Vemos que más allá del traspaso por Davis que no llegó a realizarse, las franquicias del Oeste no tienen realmente un gran incentivo por condicionar su futuro con unos Warriors pletóricos que seguramente se hagan en junio con su tercer anillo seguido, y el cuarto en cinco años. Caso totalmente distinto al de la Conferencia Este, en la que la salida de LeBron ha dejado un vacío de poder que los equipos aspirantes miran con deseo, y para el que no han dudado en ejecutar movimientos ambiciosos.

Pincha para comentar

Más Conferencia Oeste