Conecta con DBasket

Liga Endesa

La lenta agonía del Gipuzkoa Basket

Último en la ACB, el Gipuzkoa Basket mira cada vez más cerca al pozo de LEB. La afición, desesperada.

Gipuzkoa Basket Delteco GBC
Fuente: ACB Photo / U. Murillo

Tres victorias en 19 partidos, último clasificado, el peor ataque de la ACB, la cuarta peor defensa y el segundo equipo que peor porcentaje real de tiro tiene esta temporada. Cualquiera podría arriesgarse a decir que, con estos datos, darían pocas ganas de ver una plantilla tan pobre. Eso es lo que deben estar pensando los aficionados del Gipuzkoa Basket -Delteco GBC por motivos de patrocinio-, que ven desesperados como su equipo se precipita al abismo del descenso sin ningún tipo de freno de emergencia.

La temporada del conjunto vasco está siendo, cuanto menos, desoladora. Se encuentran a tres partidos del Breogán, decimosexto clasificado esta temporada. Tan solo han ganado uno de sus últimos diez enfrentamientos, ante el Andorra (76-87), partido que se disputó hace ya casi dos meses. Su racha actual es de siete derrotas consecutivas.



La última fue la de este fin de semana ante el Burgos. El conjunto guipuzcoano pudo aguantar un cuarto y medio a sus a priori rivales por el descenso, que demostraron que tienen mucho más empaque tanto en ataque como en defensa. Finalmente, el equipo castellano se hizo con el triunfo (96-73), lanzando más si cabe al pozo a los hombres de Sergio Valdeolmillos.

El cambio de entrenador, clave

Muchos de los males del conjunto donostiarra arrancaron en verano. Primero, la salida de Porfi Fisac del banquillo guipuzcoano, que sorprendía a propios y a extraños marchándose antes de tiempo -le quedaba un año de contrato-, más si cabe con la buena temporada que había realizado el equipo, que consiguió 13 victorias que le valieron para situarse en un cómodo decimotercer puesto.

La llegada de Valdeolmillos templó las aguas y calmó a una afición que veía como la planificación de la plantilla en verano se basaba en jugadores lesionados o aún con molestias -y siempre respetando el presupuesto-. En el periodo estival, llegaron Alberto Corbacho, Mouhamed Barro, Garrett Nevels, Beka Burjanadze, Vitor Faverani, Blagota Sekulic y Jorge Gutiérrez.

El último, fichaje estrella en verano, abandonó la disciplina del equipo hace una semana, tras una temporada en la que nunca demostró el nivel que el conjunto vasco antojaba cuando acometió su contratación. El mexicano ha acabado con un net rating de -23,1 puntos, es decir, el Gipuzkoa era 23,1 puntos por cien posesiones peor con él en pista. El base también marcaba un ratio de asistencias/pérdidas de 1,32, de los peores entre los ‘unos’ de la competición.

Fuente: ACB Photo / U. Murillo

Del resto de adquisiciones, tan solo Corbacho, Barro y Sekulic cuentan con un net rating positivo –Faverani aún no ha debutado-. El primero de ellos, a sus 33 años, está siendo la única respuesta en ataque a las sequías de su equipo. De hecho, el veterano escolta fue el gran culpable de la última victoria del GBC durante esta temporada, en la que anotó 25 puntos, con un 8 de 11 en triples incluido, ante el mencionado Burgos.

Además, el propio Valdeolmillos no está siguiendo ciertos métodos de su predecesor que dieron buenos réditos la campaña pasada. Entre ellos, tirar de la cantera. El técnico granadino no cuenta prácticamente con ningún joven formado en el conjunto donostiarra en el equipo, y su confianza sin tapujos en sus veteranos ha cerrado una importante puerta al talento que abrió Fisac el curso pasado.

La afición, desesperada

Esto tiene muy mala pinta“. Es lo que nos asegura un miembro de una de las peñas más fieles del club en una conversación privada. Cree que esta campaña no se la esperaba casi nadie.

Tras la temporada con Porfi [Fisac], pensábamos que esta iba a ser más tranquila. Su marcha nos sorprendió a todos“, asegura. Cree que la planificación en verano no fue mala. “Con el presupuesto que tenemos, solo podíamos a ir a fichar jugadores con lesiones o que volvían de lesión. Lo bueno que tiene el club es que no se gasta lo que no tiene“.



Los aficionados donostiarras temen por el futuro del club. “Si nos vamos a LEB Oro, esto desaparece“, nos señala preocupado el peñista. “La gente quiere resultados o, al menos divertirse. La afluencia al pabellón cada vez es menor, y eso es una puñalada en un club como este“.

Tampoco creen que la directiva vaya a sacudir las cosas echando a Valdeolmillos. “Si no ha sucedido ya, es que no va a suceder“, nos asegura.

Mientras los directivos del club dirimen sus asuntos en los despachos, la afición del Gipuzkoa Basket teme que esta segunda vuelta sea la última oportunidad que tendrán para ver baloncesto ACB en Donosti. Con un GBC casi liquidado, solo queda esperar un milagro.

Periodista amateur. Ingeniero de Sistemas. Creador de DBasket.

Pincha para comentar

Más FIBA