Conecta con DBasket

Copa del Rey

Tras una discreta temporada, los colegiales llegan en buen momento

Estudiantes: la copa como premio

La cenicienta de la competición llega sin presión y en el mejor momento de la temporada.

Estudiantes previa copa del rey
Fuente: ACB Photo / E. Cobos

Movistar Estudiantes será el equipo que actúe como anfitrión en esta Copa del Rey. Los colegiales se ganaron el derecho al obtener la plaza como el “mejor” equipo de la Comunidad de Madrid, aunque el Real Madrid se clasificó por derecho propio, quedando en segunda posición en el corte tras la primera vuelta de la liga ACB.



Temporada muy discreta

La trayectoria de Estudiantes en lo que va de liga es muy irregular. Los del Ramiro ganaron la clasificación en la última jornada de la primera vuelta valiéndose de una derrota de Fuenlabrada en Tenerife. Ambos consiguieron seis victorias, pero el Estu se valió de su mejor basket-average para dejar a los sureños sin copa.

Estudiantes empezó la temporada rematadamente mal, ya antes de comenzar la liga cayó en las rondas previas de Basketball Champions League, no llegó a la fase de grupos. Lo que supuso un primer palo importante para sus aspiraciones de mejorar lo conseguido la temporada precedente. En las primeras jornadas de la ACB tampoco las cosas le iban bien, ya que de las diez primeras solo consiguió ganar dos: a Fuenlabrada en casa y en el Santiago Martín de Tenerife. La sequía llegó a su fin tras una victoria apurada contra San Pablo Burgos y, posteriormente, vino otra mala racha con tres nuevas derrotas.

El punto de inflexión fue el 3 de enero, en un partido aplazado desde la segunda fecha contra UCAM Murcia. Los de un entonces cuestionado Josep María Berrocal se llevaban una clara victoria que les impulsaría a conseguir en la jornada siguiente el mejor triunfo de la temporada contra el Real Madrid, que a la postre será su rival en cuartos de final de la copa. Por último, la victoria contra el colista en el Wizink Center certificaba la clasificación del equipo para dicha copa, aun siendo decimocuarto en liga.



Problemas defensivos

Los del Ramiro se presentan en la competición copera siendo el segundo peor equipo de la liga en defensa: encaja 117,3 puntos por cada 100 posesiones. Solo Fuenlabrada tiene peores números que ellos en este aspecto. Esto es provocado por que los colegiales son uno de los conjuntos que más dejan lanzar a sus rivales y el que más tiros de campo ha recibido.

Estudiantes es un bloque que suele perder fácilmente la concentración defensiva, concediendo parciales que en muchas ocasiones les cuestan el partido. En pocos encuentros han hecho un trabajo defensivamente regular durante los 40 minutos.

El rebote

Una paradoja es que teniendo al mejor reboteador de la liga, Nik Caner-Medley, los estudiantiles sean de los peores equipos en este apartado del juego, especialmente en aro contrario. Son el equipo que más rebotes defensivos recibe por cada 100 posesiones (36,4).

El norteamericano lidera ampliamente la estadística de rebotes totales y defensivos. El problema viene cuando no está en cancha, en la que no hay ningún compañero que le haga sombra en este aspecto del juego.

Buen equipo en ataque

Los colegiales son un buen equipo en ataque, sobre todo su línea exterior. Darío Brizuela, Gian Clavell y Alessandro Gentile son los únicos jugadores que promedian más de diez puntos por encuentro. La reciente llegada de Shane Whittington ha paliado en buena parte la deficiencia atacante de los pívots y, con un buen pick and roll y pick and pop, no le está costando ser el mejor interior de su equipo en ataque.

Las armas ofensivas más utilizadas por Estudiantes son las penetraciones de Darío Brizuela, las rachas de tiro tras bloqueo o en clutch de Gian Clavell y el juego al poste de un jugador como Gentile, con mucho talento y fuerte para aguantar los contactos. Los tres jugadores llegan en un buen momento a la Copa del Rey. A esto se suma Omar Cook como segundo mejor asistente de la ACB.



La carga de partidos

Movistar Estudiantes y Divina Seguros Joventut son los únicos equipos presentes en la Copa del Rey que no juegan competiciones europeas, por lo que deberían llegar más frescos que el resto de rivales, que habrán jugado alrededor de veinte partidos más que ellos.

Rival en cuartos: el Real Madrid

El contrincante en cuartos de los colegiales será el Real Madrid, claro favorito para seguir adelante. Sin embargo, Estudiantes se agarra al último partido en que se enfrentaron, en el cual doblegaron a los merengues por 93-88 con el italiano Gentile como máximo artillero en un encuentro muy intenso con un constante toma y daca.

La afición

Después de unos cuantos años de sinsabores, la afición de los madrileños está muy movilizada para esta cita. Aunque no serán muchos los que podrán estar presentes en el pabellón, el equipo colegial será muy espoleado por los suyos fuera de la cancha y en redes sociales. Los aficionados confían en que el equipo haga algo notorio en esta competición.

Un premio, con mucho que ganar y poco que perder

En resumen, Movistar Estudiantes tal y como lleva la temporada debe de pensar en que la participación en esta Copa del Rey es un premio. En lo que les va la vida es la liga, y las cosas no están nada claras. Son la cenicienta de la competición y eso les llevará a jugar sin presión en “su” copa, donde los rivales, especialmente el Real Madrid, si que tiene la exigencia de hacer una buena competición.

Pincha para comentar

Más Copa del Rey