Conecta con DBasket

Copa del Rey

Valencia Basket: a destronar al campeón

El conjunto taronja llega a la Copa tras una actuación un poco decepcionante en liga.

Valencia Basket Copa del Rey
Fuente: ACB Photo / M. A. Polo

Valencia Basket llega a la Copa del Rey tras una temporada llena de altibajos, capaz de ganar todos sus partidos de la Eurocup y también de perder los dos últimos partido en ACB, si bien es cierto que el equipo se ha visto mermado por una racha de lesiones que ha lastrado al juego del equipo.



Una temporada de rachas

Cuando por fin parece que la racha de lesiones ha llegado a su fin, el equipo ha mostrado su mejor cara consiguiendo una inmaculada clasificación para el top 16 de Eurocup, con seis victorias y ninguna derrota. No ha tenido tal camino de rosas en la competición doméstica, donde en las últimas dos jornadas ha caído ante BAXI Manresa y Monbús Obradoiro, algo que pone en duda su buen papel en la copa, aunque ya ha demostrado en los últimos años que el equipo se crece ante partidos importantes.

Fluidez en ataque pero mala defensa

Valencia Basket es la séptima peor defensa del campeonato, recibiendo 115,9 puntos por cada cien posesiones. Sus promedios reales de 78,3 puntos otorgados por partido -el cuarto mejor de la competición- no tienen en cuenta que juegan con el ritmo más bajo de la misma.

Historia completamente distinta en ataque, donde se sitúa con la cuarta mejor marca (118,1 puntos por encuentro). Pese a su net rating positivo, la plantilla de la ciudad del Turia tiene mucho más potencial del que ha demostrado en la liga, donde está en sexta posición con un balance de victorias-derrotas bastante mejorable (12-8).

Enfermería llena

Durante la temporada las lesiones han estado muy presentes en el día a día del Valencia Basket. Sólo cuatro jugadores han podido jugar los 20 partidos de liga regular, una circunstancia que hace muy difícil obtener continuidad y el ritmo de competición necesario para poder estar más arriba en la tabla.

Pese a que el equipo valenciano va a viajar a Madrid con todos sus jugadores, es muy probable que ni Antoine Diot ni Sergi García entren en las convocatorias. El galo, por estar todavía acabando de recuperarse de una lesión muscular, mientras que el balear estará con la posibilidad de suplir cualquier contratiempo debido a su condición de jugador de formación.

Plantilla con un gran potencial

El equipo valenciano tiene en sus filas a dos de los cuatro mejores jugadores en el ranking de valoración de la liga, con Will Thomas en el cuarto puesto (16,4 puntos de valoración), y el líder de la misma, Bojan Dubljevic (16,8 puntos de valoración).

En el puesto de base cuentan con Sam Van Rossom y Guillem Vives que, si bien no están teniendo su año más destacado en el apartado estadístico, si han tenido varias actuaciones destacadas en partido puntuales.



La posición de 2 y 3 es la que más quebraderos de cabeza le ha dado a Jaume Ponsarnau durante la temporada, con continuas bajas donde el más destacado ha sido Matt Thomas, fichaje estrella del verano. El estadounidense ha juntado actuaciones muy destacadas y con algunas más humildes. Por otra parte, Ponsarnau también cuenta con un Alberto Abalde muy activo en labores defensivas para poder ocupar una de las dos posiciones mencionadas.Mientras, Rafa Martínez, Fernando San Emeterio y Joan Sastre se han pasado casi más tiempo en la enfermería que en la cancha, pero tienen calidad de sobra como para romper cualquier partido, ahora ya recuperados de sus diferentes molestias.

El poderío interior es este año el gran bastión dónde se basa el juego del equipo valencianista, con los ya mencionados Will Thomas y Bojan Dubljevic empeñados en hacer grande a su equipo. Además, este curso se les han unido Louis Labeirye y Mike Tobey que, con la continuidad de Aaron Donerkamp, hacen al Valencia poseedor de una de las pinturas más temidas del torneo.

Rival en cuartos: Barcelona

Le toca bailar al Valencia Basket con la más fea en el inicio de la competición del KO. Un Barcelona que llega en buen momento a Madrid y con una motivación extra de alzarse con el triunfo en la competición y conseguir su título número 25 en casa de su máximo rival.

A favor del Valencia, el formato de competición. La Copa del Rey es un torneo especial y cualquier cosa puede pasar. Con eliminatorias a partido único cualquiera puede dar un susto y, lo más importante, pueden ser los pequeños detalles por los que se pueda decidir el partido en cualquier momento.

Sin sentirse inferior a nadie

Siendo uno de los mayores presupuestos de la competición, la plantilla taronja es uno de los equipos a tener en cuenta para la victoria en una Copa del Rey en la que, con un día acertado, cualquier equipo puede ganar a cualquiera. Al conjunto ché, además, le avala su historia. Es uno de los siempre candidatos a dar la campanada y conseguir su segundo título copero.

Pincha para comentar

Más Copa del Rey