Conecta con DBasket

Euroliga

Los blancos dieron un recital ofensivo venciendo 101-86

El Madrid se lleva una alegría ante el Fenerbahçe

El equipo merengue da un golpe encima de la mesa y vence a su gran rival en Europa.

Madrid Fenerbahçe
Fuente: Anthony Randolph y Sergio Llull, dos de los héroes de su equipo (Fuente: Euroleague)

Se avecinaba un partido de alta tensión en el WiZink Center entre el Real Madrid, campeón de Europa, y el Fenerbahçe Beko Istanbul, que tan solo había perdido dos partidos en toda la temporada. El conjunto de Pablo Laso sabía perfectamente que ganar sería dar un golpe de autoridad ante el líder de la Euroliga… y así lo hicieron. Victoria muy contundente que fue tan meritoria como necesitada (101-86).

Triunfaron los ataques

El inicio del partido estuvo marcado por el intercambio de canastas de ambos conjuntos (27-25 al final del primer cuarto). Los locales estaban teniendo más dificultades para anotar, en especial desde más allá del 6,75, por lo que se decantaron por explotar el juego interior. En cuanto a su rival, el equipo turco fue quien llevó la comanda del partido durante los 10 primeros minutos, pero a partir del segundo cuarto nunca volvieron a dominarlo.



El éxtasis del tercer cuarto

El Real Madrid puso una marcha más en cuanto al esfuerzo defensivo tras el paso por los vestuarios, donde destacó la figura del gigante Tavares, quien terminó con tres tapones y fue una auténtica pesadilla en la zona para los de Željko Obradović. No sería hasta el tramo final del tercer cuarto cuando Sergio Llull calentó su muñeca a base de triples y disparó a su equipo hacia el triunfo con 17 puntos y 10 asistencias, bien respaldado por su compañero Randolph (que terminó con 21 puntos). La ventaja oscilaba entre los 15 y los 20 puntos, lo que conllevó un final de partido bastante relajado para los aficionados madridistas.

Felipe Reyes ante Luigi Datome (Fuente: El Español)

Todos estuvieron a tono

En estos partidos donde vas a puntuaciones tan altas, necesitas tener a todos muy metidos en la dinámica del partido. Y eso fue lo que le pasó al banquillo blanco: prácticamente todos los jugadores aportaron su granito de arena y fueron importantes en el triunfo. Salvo Rudy, a quien posiblemente estuvieron reservando para recuperarse completamente de su lesión, la mayoría de la plantilla hizo una valoración muy necesaria en encuentros de este nivel de intensidad.

Pincha para comentar

Más Euroliga