Conecta con DBasket

NBA

Towns cae lesionado y Rose decide en la prórroga ante los Wizards

El dominicano estaba cuajando un partido sensacional, pero se lesionó y tuvo que ser el base quien tirara del carro finalmente.

Minnesota Timberwolves Washington Wizards
Derrick Rose y Jeff Green - Imagen de Jordan Johnson (NBAE).

Se trataba del segundo partido de un back to back para los Washington Wizards, que llegaban al encuentro el día después de caer en el Spectrum Center frente a los Charlotte Hornets. Para los Minnesota Timberwolves, en cambio, era el primer choque de un back to back. Su último duelo fue tres días antes, cuando fueron vencidos en el Little Caesars Arena por los Detroit Pistons. Era el segundo enfrentamiento en una semana entre Wolves y Wizards, ya que el pasado 3 de marzo los capitalinos lograron imponerse en el Capital One Arena.



Los locales contaban con tres bajas para el compromiso: Robert Covington todavía no ha jugado en 2019 por una lesión en un tobillo, el canadiense Andrew Wiggins arrastraba unas molestias en el cuádriceps y Luol Deng no pudo jugar por una dolencia en el talón de Aquiles izquierdo. De la misma parte del cuerpo está lesionado John Wall, que no volverá a jugar esta temporada. Él y Dwight Howard, que sigue con problemas de espalda, fueron las bajas de Washington para el partido.

Quintetos iniciales:

  • Timberwolves: Teague | Okogie | Bates-Diop | Šarić | Towns
  • Wizards: Satoranský | Beal | Ariza | Green | Portis

Dominio de Portis

El cuarto inaugural tuvo un protagonista claro: Bobby Portis (21-12) anotó 15 puntos en el primer asalto y fue la principal referencia ofensiva de los de Scott Brooks, que lograron una buena ventaja gracias a un parcial de 14-0 en los primeros compases del choque. Los Wolves fallaban tiros fáciles y solamente Karl-Anthony Towns (40-16-2 y 2 robos) logró afinar algo la puntería antes del fin de los primeros 12 minutos.

Las cosas se equilibraron con la llegada de las segundas unidades. Derrick Rose (29-3-3) consiguió mantener el ritmo anotador de unos Wizards que seguían por delante sin demasiados problemas, aunque tampoco conseguían ampliar la diferencia en el marcador del Target Center. Los capitalinos mostraron pocos argumentos desde el banquillo y solamente Jabari Parker (15-8-3) cuajó una buena actuación como suplente.

Bobby Portis y Karl-Anthony Towns, que no pudo acabar el partido por lesión, protagonizaron un bonito duelo en el primer período.
Imagen de Jesse Johnson (USA TODAY Sports).

Inmenso Towns

Tras el descanso, los de Ryan Saunders por fin supieron generar a partir de su mejor hombre. Towns recibía constantemente defensas de dos contra uno en el poste bajo, pero el pívot dominicano lograba sacar el balón para que sus compañeros pudieran finalizar los ataques con buenas decisiones. No obstante, todo eso no bastaba, ya que los Wizards contaban con un Bradley Beal (36-10-9) que empezaba a inspirarse.

El asedio constante de Towns por fin dio resultado cuando los Wolves tomaron la iniciativa en el marcador a falta de seis minutos para la conclusión del encuentro con un triple del pívot. A partir de ahí, el partido entró en una fase de errores en la que cualquier acierto podía valer la victoria. Y el acierto llegó cuando, con 15 segundos por jugarse y Minnesota dos puntos arriba, Rose lanzó desde la media distancia y puso una diferencia que, en muchos casos, es definitiva. Pero todavía tenía que aparecer Beal.



Beal al rescate

Tres segundos tardó el escolta en meter una canasta que parecía un triple, pero que la repetición demostró que era de dos puntos por milímetros. El mismo Beal hizo una falta sobre Keita Bates-Diop (13-5-2), a quien le tembló el pulso y solo anotó el primero de los tiros libres. Justo antes de esa jugada, llegó la mala noticia del choque. Towns hizo un mal gesto con la pierna y tuvo que retirarse lesionado sin poder volver a la cancha. Brooks solicitó un tiempo muerto con su equipo tres abajo y, sorprendentemente, Beal no tiró de tres, sino que penetró para dejar a los Wizards a un punto con 3,5 segundos por jugarse. Hubo una falta rápida de Trevor Ariza (27-3-4) sobre Rose, que anotó los dos tiros libres.

A los Wizards no les quedaban tiempos muertos y los Wolves todavía podían hacer una falta sin que fueran tiros libres. Parecía pan comido para los locales, que hicieron dicha falta con menos de dos segundos restantes en el cronómetro. Pero otra vez Beal silenció al estado de Minnesota entero con su puntería. Ariza sacó de banda y el alero se inventó un triple que forzaba la prórroga. Una prórroga que los Timberwolves tenían que jugar sin Towns.

Bradley Beal forzó la prórroga con un triple en el último segundo.
Imagen de Jesse Johnson (USA TODAY Sports).

Rose haciendo de Rose

A estas alturas de la temporada, ya nadie debería sorprenderse de lo que Rose es capaz de hacer. El base ha demostrado haber alcanzado un gran nivel y saber echarse el equipo a la espalda como hizo en el tiempo extra ante Washington. Ayudado por las segundas opciones que lograba Taj Gibson (15-13) con sus rebotes ofensivos, Rose no dejó ninguna opción a los visitantes. En una jugada muy parecida a la del final del último cuarto, el base anotó una canasta desde la media distancia que ponía a los Wolves cuatro puntos arriba. Esta vez no hubo milagro de Beal y, tras algunos tiros libres, los lobos certificaron su triunfo por 135 a 130.

Minnesota ocupa ahora la décima posición en la Conferencia Oeste con un récord de 31-35 y lo tienen complicado para meterse en PlayOffs, ya que los San Antonio Spurs son octavos y están seis partidos por encima. Tampoco lo tienen fácil los Wizards, ya que son undécimos en la Conferencia Este con un balance de 27-39 y se encuentran a cuatro partidos y medio de la octava plaza que ocupan los Miami Heat. Los capitalinos descansarán antes de volver a casa y recibir en dos días a los Sacramento Kings, mientras que los Wolves jugarán esta misma noche en el segundo duelo de un back to back como anfitriones de nuevo frente a los New York Knicks.

Ficha técnica del partido (estadísticas completas aquí):

135 – Minnesota Timbrewolves (28+32+35+26+14): Teague (7), Okogie (3), Bates-Diop (12), Šarić (13) y Towns (40). Rose (29), Jones (4), Gibson (15), Reynolds (5) y Tolliver (7). Entrenador: Ryan Saunders.

130 – Washington Wizards (39+32+28+22+9): Satoranský (9), Beal (36), Ariza (27), Green (10) y Portis (21). Brown Jr. (2), Parker (15), Dekker (2) y Bryant (8). Entrenador: Scott Brooks.

Árbitros: JB DeRosa, Karl Lane y Eric Lewis.

Target Center (14.381 espectadores).

 

Pincha para comentar

Más Conferencia Este