Conecta con DBasket

Liga Endesa

El Burgos gana a un Andorra luchador

Los burgaleses consiguen una victoria en la que sufrieron más de la cuenta al final. Huskic, el mejor del partido.

San Pablo Burgos Morabanc Andorra
Fuente: ACB Photo / M. González

Empezaba el encuentro con el Burgos ganando el salto inicial y con unos primeros instantes en los que ambos equipos tomaron tiros de manera precipitada y sin acierto. Tanto, que el marcador no se abrió hasta pasados dos minutos, tras dos puntos de Diagne en la pintura. Burgos estaba optando por ataques sin demasiado movimiento de balón y lo pagaban en el plano ofensivo.

>>Estadísticas completas



Dos puntos más de Andorra ponían un pobre tanteo de 0-4 cuando el encuentro llegaba a su cuarto minuto de juego. Fue en ese momento cuando Brendan Frazier abrió la lata para el Burgos con una suspensión desde media distancia. A partir de ahí, intercambio de canastas entre ambos equipos, con un dos más uno de Diagne y un triple de Fitipaldo incluido, que anotaba el primer tiro desde el perímetro en el encuentro tras ocho intentos fallidos entre ambos conjuntos.

El resto del primer cuarto siguió el mismo patrón de poca anotación, precipitación y fallos tanto en los locales como en los visitantes. Tan solo Diagne parecía tener claras las cosas en ataque y, con nueve puntos en el cuarto, ayudaba al Andorra a poner el +7 en el marcador a falta de poco más de un minuto para el final del primer acto (7-14).

Tras un tiempo muerto solicitado por Epifanio, los castellanos solo pudieron arañar dos puntos a la ventaja andorrana, conseguidos con una fácil canasta de Zipser tras pase de Sutton, que se iba con dos faltas al banquillo en un primer cuarto en el que al estadounidense no le estaba saliendo nada.

Burgos despierta, el partido no

Los segundos diez minutos tuvieron el mismo ritmo que los primeros. Un parcial de 4-0 para los burgaleses, obra de Lima y Vega, acercaban a los locales a un punto en el electrónico, pero Andorra, con un Diagne que seguía a gran nivel, respondió rápidamente y volvió a alejarse. La ventaja se incrementó hasta los seis puntos tras un mate a la contra de Vitali, provocando un nuevo tiempo muerto de Epifanio, que veía como su equipo contaba con un paupérrimo 1/12 en triples (13-19).



La pausa pareció servir a sus pupilos, que anotaban en la reanudación del encuentro su segundo triple, obra también de Fitipaldo, aunque este era respondido rápidamente por un tiro de tres de Vitali en el otro aro. A partir de ahí, Burgos empezó a abandonar el triple y, aprovechándose de las faltas que cargaban los interiores andorranos, empezaron a atacar la pintura, haciendo daño a los visitantes y sacando un parcial de 7-0 en el que Sutton puso la guinda con una bandeja, consiguiendo sus primeros puntos y dándole el liderato a su equipo, lo que obligó a Ibon Navarro a parar el choque (23-22).

Al contrario que en el anterior tiempo muerto solicitado por Epifanio, al entrenador del conjunto del Principado no le funciono el parón. Burgos siguió percutiendo la pintura, aprovechando las dos faltas de Diagne y las ventajas generadas por Huskic al poste y, tanto con este último como con la energía de Sutton, que visitó dos veces seguidas la línea de tiros libres, los locales se fueron al descanso por seis arriba (30-24) en un encuentro que daba la sensación de no haber empezado pese a haberse agotado ya un primer tiempo completo.

Guerra de parciales

A la vuelta de vestuarios, un par de tiros fallados por ambos conjuntos fueron la calma que desató una pequeña tormenta de San Pablo Burgos que, con dos puntos de Huskic y cinco de Frazier, generados por tres asistencias de Dominique Sutton, ponía un +13 en el marcador, ventaja que empezaba a pesar a los andorranos, más si cabe en un encuentro de baja anotación, provocando un nuevo tiempo muerto de los visitantes.

Tras la pausa, un nuevo triple de Huskic parecía romper definitivamente el partido, pero una antideportiva de Fitipaldo y un posterior tiro de tres anotado por Albicy volvía a dar aire a un Andorra que había reducido la renta de los burgaleses hasta los diez puntos (40-30).

A partir de ahí, el tercer cuarto vivió un nuevo momento en el que ambos equipos cometían fallos en ambos lados de la cancha, con un marcador que prácticamente no se movía de su sitio. Los pequeños intercambios de canasta, con otros dos triples de Huskic y Albicy incluidos, favorecían a los visitantes que, poco a poco, consiguieron disminuir la desventaja hasta los seis puntos con poco más de un minuto por jugarse en el tercer parcial.



Pero la alegría le duró poco a Andorra, que sufrió el despertar de Benite. El carioca, con dos triples consecutivos -uno espectacular sobre la bocina- volvía a lanzar a su equipo hasta los diez puntos de ventaja encarando el último cuarto de un encuentro que se ponía a su favor (51-41).

Andorra mete miedo

El arranque de los últimos diez minutos vivió el despertar de Andorra en el encuentro. Primero Jordan, con un buen mate, y luego Luz, con un triple y una canasta de dos, ponían a los visitantes a tan solo cuatro puntos de diferencia de los burgaleses, obligando a Diego Epifanio a detener el encuentro con un tiempo muerto (52-48).

Después de la pausa de rigor, Jerome Jordan logró poner a tiro a los andorranos desde la línea de personal, dejando la ventaja local en tan solo dos puntos. Sin embargo, en la siguiente jugada Benite detenía la sangría anotadora de su equipo y, con un buen corte a canasta, daba un respiro a los castellanos que posteriormente ampliaba Huskic, con dos puntos más en la pintura (56-50).

Un triple anotado de Upshaw en la siguiente jugada volvía a apretar el choque, pero Huskic, el mejor de largo de los burgaleses esta noche, tomó el mando del encuentro y lanzó de nuevo a Burgos hasta los ocho puntos de ventaja, fruto de una canasta propia en la pintura y una perfecta asistencia para un triple de Fitipaldo, que generaba un nuevo tiempo muerto de Navarro a falta de poco más de tres minutos (61-53).

El entrenador visitante optaba entonces por entrelazar una defensa en zona, que en la primera posesión ante ella solventaba Cancar anotando de tres desde la cabecera, en lo que parecía la puntilla para los andorranos. Sin embargo, dos triples consecutivos obra de Reggie Upshaw y Andrew Albicy volvían a apretar el encuentro, poniendo a tan solo cuatro puntos a los andorranos con poco más de sesenta segundos por disputarse (64-60).



Tras triple fallado de Andorra y revisión de posesión, Huskic perdía el balón después de cometer pasos, error que aprovechaban los del Principado para ponerse a dos puntos con un gran rebote y mate de Reggie Upshaw, que demostraba su pasado como saltador de altura y ponía nerviosos a los aficionados del Coliseum (64-62) con tan solo veinte segundos por jugar.

Cometían entonces falta los andorranos sobre Frazier para intentar alargar el partido, pero al americano no le temblaba la mano en la línea de personal y conseguía anotar ambos tiros libres para volver a alejar a su equipo a los cuatro puntos de ventaja (66-62). Dos tiros fallados de Andorra en las dos siguientes posesiones finiquitaban el encuentro, confirmando la victoria burgalesa.

Periodista amateur. Ingeniero de Sistemas. Creador de DBasket.

Pincha para comentar

Más FIBA