Conecta con DBasket

Boston Celtics

Boston Celtics: a la espera de una dura postemporada

Los Celtics han vivido la temporada como si de una montaña rusa se tratase. Toca analizar sus aspiraciones en ‘playoffs’.

Boston Celtics
Fuente: USA Today

Tras una temporada regular con varios tropiezos, los Celtics de Stevens se clasificaron a los Playoffs en la cuarta posición del este. Para sorpresa de muchos, el talentoso equipo de Boston no pudo encontrar un estilo de juego que le permitiera colocarse en lo más alto de la conferencia. Algunas discusiones entre los jugadores, declaraciones polémicas y derrotas ante rivales inferiores caracterizaron la decepcionante temporada regular del plantel.



Con Irving y Hayward recuperados de sus lesiones, se esperaba que Boston fuera el principal candidato para poder sacarle la corona a los Warriors. No obstante, los de Stevens no pudieron generar esa química tan necesaria dentro de la pista. Es verdad que en algunos encuentros el plantel mostró el potencial que puede alcanzar si todos se encuentran en la misma sintonía. Sobre todo, en los enfrentamientos frente a equipos por encima del 50 por ciento de victorias.

La mejor forma de definir la decepcionante campaña de los de Massachusetts es con el término montaña rusa. En el primer mes y medio de competición terminaron con un balance de 22-12. Alguien ajeno a la franquicia podría afirmar que ese récord no es tan malo. Sin embargo, el conjunto llegaba como aspirante ganar el título. El principal problema fue el bajo rendimiento del banquillo. Los máximos referentes de la alineación suplente, Hayward, Brown y Rozier, no pudieron adaptarse a sus nuevos roles. Su punto más débil fue la poca eficacia que tuvieron en el costado ofensivo, con porcentajes por debajo del 40 por ciento de acierto.

En enero, sonaron las alarmas en Boston. Tras una mala racha del plantel, Kyrie Irving realizó unas declaraciones criticando a los más jóvenes del equipo. Rápidamente, el base se disculpó públicamente con sus compañeros y se mostró arrepentido de haber compartido su frustración con la prensa. Es verdad que Kyrie pidió disculpas, pero este tipo de cosas no ayudaron en nada a la química del equipo. Finalmente, los Celtics terminaron con un récord de 15-11 en el primer mes del año 2019. Pudieron ganarle a los Raptors después de una racha de tres derrotas consecutivas, y, además, cayeron por solo cuatro puntos ante los Warriors en su peor mes de la competición. No obstante, cayeron ante rivales más débiles, como Orlando, Miami y Lakers.

Boston Celtics

Fuente: Yahoo Sports

Claramente, se perfilaba un equipo muy irregular durante toda la campaña, perdiendo partidos que no deberían, pero, por otros momentos, mostrando estar a la altura de otras potencias de la liga. Febrero parecía seguir en la misma onda. Sin embargo, la gira de cuatro partidos en California sirvió para que el plantel recuperara las buenas vibraciones. Según Uncle Drew, el largo viaje en el avión les hizo muy bien para resolver los problemas internos. De los cuatro duelos, Boston ganó tres (ante Warriors, Kings y Lakers) y solo cayó ante los Clippers.

Al ver el drástico cambio de actitud de los de Stevens, muchos especialista creyeron que el equipo podría escalar a la tercera posición en la conferencia (liderada por Raptors y Bucks). A pesar de ello, el duro calendario de los Celtics y el buen momento de Philadelphia impidió que los de verde pudieran subir en la clasificación. Derrotas ante Nuggets, Spurs, 76ers y Hornets alejaron la ilusión del tercer puesto.

Por suerte para los aficionados de la franquicia, el plantel logró mantenerse en la cuarta posición gracias a una serie de victorias en las dos últimas semanas previas a los Playoffs. De esta forma, los Celtics se enfrentarán con los Indiana Pacers en la primera ronda, con ventaja de campo.

¿Cómo juegan los Celtics?

A diferencia de la temporada pasada, es difícil establecer el estilo de juego de Boston. En algunos partidos mueven muy bien la pelota en ataque. En otros, ofensivamente sólo se centran en los uno contra uno protagonizados por Irving.



De lo que estamos seguros es que al equipo le gusta tirar triples. Boston se encuentra en el sexto puesto de la NBA en intentos de tiros de tres puntos, con un promedio de casi 35 por encuentro. Es verdad que el baloncesto ha cambiado y, cada vez, se toman más tiros exteriores. El problema es que algunos jugadores de los Celtics, como Morris, no lanzan en el momento adecuado. En muchas ocasiones, apuran su tiro y terminan perjudicando el ataque del equipo, que pierde fluidez y variantes. Además, Boston ataca muy poco la pintura, lo que provoca que terminen intentando lanzamientos en situaciones incómodas o con la marca muy encima. De hecho, los Celtics son el segundo conjunto de la liga que menos tiros libres genera por encuentro.

A pesar de los problemas ya mencionados, Brad Stevens cuenta con un conjunto de jugadores con muchas capacidades en ambos costados de la pista. La dupla Irving-Horford cada vez se entiende mejor y suele causar problemas en las defensas rivales. Tras un mal comienzo de campeonato, Brown ha incrementado su aportación desde el banco, principalmente con movimiento hacia el aro. Además, no nos podemos olvidar de varios jugadores que son completos en ataque, como el joven Tatum, Hawyard y Morris.

Por otro lado, las estadísticas defensivas de los Massachusetts son bastante positivas. Son el sexto equipo que menos puntos permite cada cien posesiones, con un DRtg% (rating defensivo) de 107,7 puntos. Asimismo, se encuentran entre los diez primeros de la liga en los apartados de eFG% (porcentaje de tiro efectivo del contrincante) y TOV% (porcentaje de pérdidas por posesión del equipo rival). Esto hubiese sido imposible sin la presencia de grandes especialistas defensivos que, constantemente, están comprometidos con ese lado de la pista, como Smart, Baynes y Horford.

Boston Celtics

Fuente: Bostons Big Four

Después de analizar las estadísticas defensivas, quizás muchos aficionados al baloncesto ajenos a la franquicia podrían asegurar que Boston defiende muy bien. Sin embargo, se podría decir que también en el costado defensivo los Celtics se han mostrado irregulares. Al igual que en ataque, muchos jugadores se suelen relajar en reiteradas ocasiones. A quienes siguen al equipo ya no les sorprende ver rachas anotadoras de los rivales debido a la falta de concentración en defensa. Adicionalmente, hay que tener en cuenta que Boston tiene muchos problemas para capturar rebotes defensivos. Es algo normal, por lo tanto, que los rivales tengan más de una oportunidad para tirar al aro.



El irregular rendimiento de Stevens se vio reflejado en los resultados

Usualmente, cuando a un equipo no le va como se esperaba, se suelen analizar las decisiones tomadas por el entrenador. En esta temporada regular pudimos darnos cuenta de que a Brad Stevens le costó administrar los roles de cada integrante del plantel. Desde la pretemporada, se venía hablando de un desafío que tenía que superar el joven entrenador: la distribución de los minutos de un equipo repleto de talento.

Boston Celtics

Fuente: Business Insider

Para sorpresa de muchos, le costó demasiado poder encajar todas las piezas. Sin embargo, después de varias pruebas a lo largo del curso, Stevens parece haber logrado un buen balance entre la alineación titular y suplente. Con la aprobación de ambos jugadores, decidió que Gordon Hawyard y Jaylen Brown saliesen desde el banquillo, decisión que ha rendido sus frutos en las últimas semanas.

Además, podríamos decir que esta no fue la mejor campaña de la carrera del entrenador. El coach tomó algunas decisiones que no son propias de él. Por ejemplo, en varios encuentros, cuando el equipo se encontraba en una mala racha o perdido, Stevens no pidió tiempo muertos para ordenar a sus jugadores. Obviamente, esta extraña falta de personalidad bajó mucho la moral de sus jugadores, lo que tuvo mucho que ver con su desempeño.

Aún así, Stevens sigue siendo uno de los mejores entrenadores de toda liga. A pesar de su mal año al mando de los Celtics, es importante remarcar la influencia que tuvo en el cambio de actitud del equipo en el último mes y medio de competición. Una de las virtudes de Brad es su positividad ante los malos resultados y el valor de compañerismo que les transmite a sus jugadores. Los playoffs quizás demuestren que su mano para entrenar sigue intacta.

Horford y Hayward, los pilares más importantes del juego de Boston

Como todos sabemos, la cara más visible de la franquicia celta es Kyrie Irving. Al ser uno de los jugadores más espectaculares de la NBA, el base es quien atrae la atención de la mayoría de la prensa. Obviamente, nadie puede negar que Kyrie es uno de los mejores bases del mundo y que tiene un gran peso en el equipo. No obstante, el ex de los Cavs todavía tiene un par de aspectos por mejorar para poder encajar al cien por ciento con el estilo de juego de Stevens.

Sin lugar a duda, tras Irving, Al Horford y Gordon Hayward son las dos piezas más importantes de Stevens de cara a estos Playoffs. Al igual que Kyrie, ambos tienen bastante experiencia en la postemporada y su juego tiene mucho impacto en el rendimiento de todo el conjunto.



Horford es uno de los jugadores más infravalorados de toda la competición. El dominicano puede hacer de todo. Desde anotar desde la línea de tres y asistir a sus compañeros, hasta anular en defensa a los mejores interiores de la liga -de ello puede dar testimonio Joel Embiid-. Claramente, Al es el verdadero líder del equipo, constantemente guiando a los más jóvenes tanto dentro como fuera de la pista. Es verdad que, ya en los últimos años de su carrera, el de Puerto Plata está comenzando a tener algunos problemas físicos. Podemos dar cuenta de esto si analizamos su bajo rendimiento en los back-to-back, en los cuales se le notó fatigado. No obstante, el cuerpo técnico se encargó de cuidarlo durante toda la temporada regular para que pudiese llegar fresco a los Playoffs.

En cuanto a Hayward, a esta altura de la temporada es posible afirmar que si Gordon juega bien, los Celtics ganan. El alero ayuda mucho a la organización ofensiva de los Celtics y, además, cuando se encuentra con confianza, le quita responsabilidad en ataque a Kyrie y ayuda a ordenar a sus compañeros.

Durante el primer encuentro de la campaña pasada, Gordon sufrió una lesión terrible en su tobillo que lo dejó fuera de las pistas por el resto de esa edición de la NBA. Como era de esperar, el proceso de volver a su nivel de juego de All Star es muy largo. En efecto, después de seis meses de competición, Hayward todavía no se encuentra cien por ciento recuperado. No obstante, mes a mes, pudimos ver una gran mejora tanto en su actitud y como en sus números.

Para sorpresa de muchos, el ex de la universidad de Butler fue clave en los últimos enfrentamientos de la temporada, que mantuvieron a Boston en el cuarto puesto. Asimismo, Hayward fue más regular en el último mes de competición que en el resto de la campaña.

La lesión de Smart reduce las esperanzas de los Celtics

Marcus Smart es uno de los jugadores más importantes en la rotación de Stevens. Tanto periodistas como sus compañeros lo consideran el alma del equipo. El escolta se deja la vida por el bien del mismo.

Además de haber mejorado mucho en el costado ofensivo, Smart se caracteriza por su excelente defensa exterior. Además, cuando el equipo se encuentra desconectado, Marcus es quien se encarga de hacer reaccionar a sus compañeros. El oriundo de Texas es ese tipo de jugador molesto que siempre quieres tener en tu plantel.

Para la mala suerte de los adicionados de Boston, en el penúltimo encuentro de la temporada Smart sufrió un fuerte golpe en la cadera. Hace un par de días, Adrian Wojnaroski informaba que el escolta sufrió una rotura oblicua de menisco en el lado izquierdo. Además, añadió que el jugador se podría llegar a perder las dos primeras rondas eliminatorias.

Por tanto, los Celtics no contarán con uno de sus pilares más importantes en el esquema defensivo. Asimismo, Stevens tendrá que encontrar la forma de suplir la ausencia de uno de sus jugadores más valiosos.

¿Qué pasará en Boston?

La temporada regular de los Celtics ha sido decepcionante. A pesar de haber conseguido que todo el plantel empuje el carro hacia el mismo lado, a Boston todavía le cuesta unirse dentro de la cancha. Es verdad que, por momentos, se aprecian atisbos del gran equipo de la temporada pasada, pero, casi inmediatamente se advierten algunos fallos que demuestran que los jugadores todavía no terminan de entenderse. ¿Podrán los Boston Celtics conquistar el este en estos Playoffs?



Es muy difícil que pase, aunque no imposible. Como ya se ha dicho, el equipo está rodeado de interrogantes que comprometen su juego. Pero también es cierto que Stevens demostró saber manejar muy bien a sus jugadores en la postemporada. Sin embargo, los celtas no fueron consistentes a lo largo de toda esta campaña. A pesar de tener un mejor plantel que Indiana, los de Boston no lo tendrán para nada fácil. Además de que los Pacers tienen un buen nivel de juego pese a la ausencia de Oladipo, hay que remarcar que los Celtics no contarán con un factor clave: Marcus Smart.

Si llegan a pasar de ronda, necesitarán la regularidad que no han tenido en toda la campaña para superar a los Bucks de Antetokounmpo, el rival que se vislumbra como su siguiente obstáculo camino al título.

Al margen de los resultados en los Playoffs, este verano será muy movido en Massachusetts. Danny Ainge tendrá que hacer todo lo posible para que Irving renueve contrato con la franquicia. Además, deberá cubrir las ausencias de Rozier y Morris, que lo más probable es que firmen como agentes libres con otra organización. Como si esto fuera poco, el General Manager tendrá que decidir si, finalmente, sale en la búsqueda de Anthony Davis, el jugador que todos los equipos de la liga tratarán de tentar dentro de dos meses.

Pincha para comentar

Más Boston Celtics