Conecta con DBasket

Milwaukee Bucks

Milwaukee Bucks: este es el año

Los Bucks llegan a los ‘playoffs’ como serios candidatos a llevarse el título de la conferencia este. Toca analizar su temporada.

Milwaukee Bucks
Fuente: CBS Sports

Los Milwaukee Bucks han tenido una temporada brillante. Un récord de 60 victorias y solo 22 derrotas (la mejor marca de toda la liga) los han colocado en la cima de la tabla de la conferencia este, por encima de equipos como los Toronto Raptors y los Philadelphia 76ers. Es cierto que ya se veía que los de Wisconsin iban a tener una mejor temporada que la anterior (eliminados en primera ronda por los Boston Celtics), pero nadie se imaginó esto. Un equipo muy bien estructurado, con un gran entrenador como Mike Budenholzer y un candidato al MVP, Giannis Antetokounmpo, jugando un baloncesto de élite. Sin embargo, tienen esa espina clavada por los Celtics el año pasado, y esta temporada buscarán redimirse.



Una temporada para el recuerdo

Hace cinco años, los Bucks ganaban solo quince partidos en temporada regular. Es mirar la tabla de este año y darse cuenta del gran progreso de esta franquicia. Hubo muy pocos momentos en la campaña donde los Bucks fueron cuestionados como equipo. Apenas comenzaba marzo y los de Budenholzer ya estaban clasificados a playoffs, ganando su división (la Central) veinte días más tarde. Con el mejor récord de la liga, los Bucks tendrán factor pista toda la postemporada. Es decir, que todas las series, de ir a un séptimo partido, se definirían en Milwaukee.

La clave de esta temporada fue ganar en casa. Los Bucks vencieron en 33 de los 41 partidos en el Fiserv Forum, donde son prácticamente imbatibles. La ventaja de pista en playoffs va a ser clave en este caso. Además, los Bucks tuvieron dos meses muy positivos. En octubre, los de Wisconsin arrancaron la temporada con un récord de 7-0, dando a entender que no venían solo a jugar. En febrero, jugaron 11 partidos: ganaron 10, y perdieron solo uno, ante los Orlando Magic. Los Bucks solo tuvieron una racha perdedora de dos partidos o más en toda la temporada. Estos datos nos dan la pauta del gran año del equipo y los números que vendrán a continuación no harán más que enfatizar esto.

¿Lo único negativo de la temporada? Las lesiones en el final de ésta. Malcolm Brogdon no estará hasta la segunda ronda de playoffs debido a una fascitis plantar, mientras que Nikola Mirotić es duda para el primer partido contra los Detroit Pistons por una lesión en su pulgar. La presencia de Tony Snell también es una incógnita. Veremos si los Bucks logran mantenerse sanos y que Budenholzer tenga a toda la plantilla a su disposición.

Los Bucks tienen una profundidad envidiable en su plantilla. [Fuente: AP]

Los Bucks en números

Una característica propia de nuestra redacción en DBasket es jugar con las estadísticas, tradicionales y avanzadas. Y si miramos los números de Milwaukee, observamos cifras que asombrarán a más de uno. Los Bucks fueron líderes de la liga en puntos por partido (118,1 unidades), rebotes por partido (49,7) y en el más-menos (8,9). Si vamos más a lo avanzado, los ciervos lideraron en las facetas del ratio defensivo (104,9), ratio neto (8,6, dos puntos más que los Warriors), y del PIE, o Player Impact Estímate, que se refiere al impacto de los jugadores en los partidos. Mucha parte de ese PIE lo tiene Giannis, pero jugadores como Khris Middleton y Eric Bledsoe también han tenido un gran impacto individual.

Ofensivamente, los Bucks tuvieron un año letal. Además de los puntos y los rebotes, los ciervos quedaron terceros en la tabla de porcentaje de tiros de campo (47,6, detrás de Golden State y San Antonio), siendo efectivos en la pintura y peligrosos desde la línea de tres (aunque no tan certeros, finalizando la temporada con un 35,3 por ciento, en la mitad de tabla). Sin embargo, la defensa fue la clave. Además del ratio defensivo y los rebotes, los Bucks fueron segundos en tapones por partido (6,4, detrás de los Warriors), segundos en puntos por partido permitidos por pérdidas (14,6, detrás de los Charlotte Hornets), y fueron líderes en puntos permitidos en transición (11 por encuentro) y puntos permitidos en la pintura (42,2 por choque).



Los Bucks cerraron la pintura a sus oponentes, y del otro lado los liquidaron a base de triples (segundos detrás de Houston en triples totales convertidos). Con Giannis asistiendo, defendiendo, anotando sin parar y contagiando a sus compañeros, los Bucks ganaron en muchos aspectos, y llegan a los playoffs como un equipo muy completo.

Los protagonistas

El factor x de los Bucks fue, sin lugar a dudas, Giannis Antetokounmpo. Budenholzer le armó un sistema de tiradores alrededor suyo, y fue lo que le faltaba al griego para explotar. Subió todos sus números, especialmente sus asistencias, promediando casi seis por partido. Una locura. Y si sumamos los 27,7 puntos, 12,5 rebotes, 1,3 robos y 1,5 tapones por partido, solo nos queda decir una cosa: es el jugador ideal. Milwaukee lo ha aprovechado a la perfección, y si sigue en este nivel hay serias posibilidades de un anillo.

Sin embargo, Giannis no está solo. Hay tres jugadores en particular que han sobresalido esta temporada en el equipo de Wisconsin. El primero es Khris Middleton. El escolta tuvo el mejor año de su carrera, promediando 18,3 puntos, seis rebotes y cuatro asistencias por partido, números que lo catapultaron al All-Star Game, siendo seleccionado por primera vez. Alguien que podría haber sido All-Star y no lo fue (sorprendentemente) fue Eric Bledsoe. El base, que promedió 16 puntos, casi cinco rebotes y cinco asistencias y media por encuentro, viene jugando en un nivel muy alto, y también haciendo un buen trabajo del lado defensivo. El tercer jugador ha tenido una temporada totalmente impensada. El pívot Brook López se ha salido, con partidos de altos números en cuanto a la anotación y sobre todo tirando mucho desde el perímetro. Sus triples compensan un poco su poca habilidad para el rebote, promediando apenas cinco con sus 2,13 metros de altura. Además, sus 2,2 tapones por partido lo convierten en el tercer máximo shot blocker de la liga, tan solo por detrás de Rudy Gobert y Myles Turner.

Ahora bien, estamos obligados a mencionar más jugadores, porque los que conocen bien su rol han hecho un gran trabajo. Casos como los de Malcolm Brogdon, Tony Snell, Nikola Mirotic y el de Sterling Brown en estos últimos partidos (con la lesión de Brogdon) son los que hay que destacar, porque cada uno de ellos ha sido y será importante en la rotación de Budenholzer. La profundidad del banquillo es una virtud de la que los Bucks presumirán en los playoffs.

El objetivo

Luego de esta gran temporada regular, el objetivo claro de los Bucks sería llegar a las finales de la conferencia este, como mínimo. Con pista a favor durante toda la postemporada, Milwaukee tendrá un plus que no todos los equipos podrán tener, por lo que debe aprovecharlo. El primer desafío será con los Detroit Pistons, y de pasar se enfrentarían al ganador de la serie entre los Indiana Pacers y los Boston Celtics, en una posible revancha del año pasado.

Los Bucks saben que este es el año para ganar el anillo. Pero eso no significa que sea la última bala en la recámara: va a haber Giannis para rato, Bledsoe ha renovado y el único interrogante es si Middleton seguirá el año que viene. Los Bucks tienen mucha presión, pero saben que seguirán teniendo años brillantes por delante. Y mientras esté Giannis Antetokounmpo en Milwaukee, el espectáculo va a estar garantizado.



Argentino. NBA como estilo de vida.

Pincha para comentar

Más Conferencia Este