Conecta con DBasket

San Antonio Spurs

San Antonio Spurs: con ganas de dar el golpe

Los Spurs no llegan a los ‘playoffs’ igual que los últimos años, pero no significa que sean un rival fácil.

San Antonio Spurs
Fuente: Zach Beeker / NBAE

Los San Antonio Spurs tuvieron una temporada llena de dudas en todos los sentidos. De un verano movido a rendimientos bipolares en la temporada regular, pasando por unas etapas de juego impecable y otras donde ni se reconocía a los de Popovich. Sin embargo, lograron llegar a los playoffs por vigésimo segunda vez consecutiva y van a dejar todo para tratar de seguir en la carrera por el anillo.



Una montaña rusa

Los Spurs empezaron el año con el tema Kawhi. Leonard fue traspasado a Toronto por DeMar DeRozan, que parecía ser un jugador que podía llegar a adaptarse perfectamente al sistema Pop. DeRozan demostró exactamente esto, transformándose en un jugador mucho más completo. Sin embargo, San Antonio tuvo lapsos de la temporada donde, a pesar de un buen entramado ofensivo, la defensa era casi inexistente.

Pueden salir varios motivos por este bajo rendimiento de este lado de la pista, pero la lesión de Dejounte Murray fue sin lugar a dudas un gran factor. El back-court de los Spurs era una incógnita. Pero apareció la revelación: Derrick White. Se transformó en un jugador totalmente confiable de ambos lados de la pista y, combinándolo con DeRozan y un LaMarcus Aldridge imparable en el poste, los Spurs lograron encontrarse como equipo. Llegaron a tocar fondo en la dura derrota ante los Minnesota Timberwolves por 128-89, pero desde allí lograron levantarse.

A pesar de ser un equipo muy inconsistente, e incluso perdiendo frecuentemente ante equipos de lotería, los Spurs siguen teniendo a una mente maestra en el banquillo como Popovich y una plantilla hambrienta y con ganas de dar un golpe sobre la mesa. Sin tanta presión como en otros años, pero con ganas de cerrar algunas bocas y abrir otras.

Los Spurs en números

Siendo el séptimo equipo en la clasificación del oeste y con una muy mala consistencia, no hay que esperar números muy fuertes de los texanos. Comencemos el repaso: puesto 18º en puntos por partido (111,7), 21º en rebotes (44,7) y 16º en asistencias (24,5). No son números rutilantes, pero los Spurs tienen algunas estadísticas de las que enorgullecerse: fueron segundos en porcentaje de tiros de campo (47,8 por ciento, detrás de los Warriors), primeros en la menor cantidad de pérdidas (12,1 por encuentro) y primeros en, sorprendentemente, porcentaje de triples (39,2 por ciento). Popovich no es un fanático del tiro exterior, pero con jugadores como Bertans, White y Forbes los triples caen con frecuencia.

Metiéndonos un poco más en profundidad en el mundo de las estadísticas, quedaron sextos en el ratio ofensivo (112,2), cuartos en el ratio asistencias-pérdidas (2,03), y primeros en menor porcentaje de pérdidas (12,2 por ciento), entre los números más rutilantes.

¿Qué nos dicen estos datos? Que San Antonio, a pesar de haber sido un equipo inconsistente y por momentos desorientado, es a la vez muy efectivo cuando se lo propone. Sus tiradores han estado on point esta temporada, y no tendrán problemas en calibrar en los playoffs. Además, cuidan mucho el balón y no son egoístas en la pista.

Algunos nombres importantes

LaMarcus Aldridge fue el hombre principal de este equipo de San Antonio. Promediando 21 puntos y nueve rebotes por cotejo, y llegando al All-Star Game, LA tuvo un par de actuaciones sobresalientes individualmente. Entre ellas, se encuentran el partido de los 48 puntos (con un solo triple, dato no menor) ante los Boston Celtics y el recordado partido con doble prórroga ante los Oklahoma City Thunder, donde Aldridge se despachó con 56 unidades. Si LaMarcus está a tope, San Antonio puede hacer muchísimo daño en el poste. Hay muy pocos jugadores en la liga que pueden defender a LaMarcus. Desgraciadamente, los Denver Nuggets, rivales de San Antonio en la primera ronda, tienen a un tal Paul Millsap, un excelente defensor. Será todo un desafío para Aldridge.



El caso de DeMar DeRozan va más allá de los números. Promediando 21 puntos, seis asistencias y casi seis rebotes por partido, el hombre de Compton se ha convertido en un jugador mucho más completo jugando para Pop. Ahora bien, DeRozan siempre ha tenido esa fama de que, en los playoffs, su rendimiento deteriora notablemente. Se viene notando en los últimos años, pero al ver este cambio y progreso en su juego, será muy interesante ver lo que puede hacer ante los Nuggets.

Sacando a las dos estrellas, San Antonio ha tenido sorpresas muy gratas. El caso de White, la muy buena temporada de Rudy Gay (promediando trece puntos y seis rebotes) y el buen rendimiento de Bertans saliendo desde el banquillo dan a entender que los Spurs tienen cartas para jugar en la segunda unidad. Será una dura prueba jugar contra el banquillo de Denver (que talento tiene y mucho), pero los chicos de Pop no deben tener miedo ni envidia a su rival.

Todo puede pasar

Ya mencionamos que Denver tiene un buen defensor para Aldridge y un buen banquillo. También tiene un detallito más: a Nikola Jokić. Si el serbio logra desenvolverse fácilmente en el ataque de los Nuggets será un adiós instantáneo para San Antonio. Sin embargo, Gregg Popovich tiene dos motivos para sonreír y para pensar que un paso a la siguiente ronda es perfectamente posible.

El primero es la pobre defensa de su rival en esta última parte de la campaña. Denver viene teniendo unos últimos partidos fatales en ese aspecto, sobre todo en un pobrísimo partido ante Golden State. Eso podría facilitarle muchas cosas a San Antonio, visto que son un equipo bastante completo en lo que se refiere a su repertorio en ataque. Dicho de otra manera, pueden lastimar por todos lados, y si Denver se descalabra puede ser muy peligroso.

La segunda razón es la juventud de los Nuggets. No están en los playoffs desde 2013, por lo que sus jugadores tienen una experiencia casi nula en ese rubro (sacando, claro está, a Millsap). Mike Malone tampoco ha dirigido en playoffs, y le toca hacerlo por primera vez con un equipo muy joven. El infortunio hizo que le tocase en su primera serie con un equipo que es todo lo contrario.

Con el mejor técnico de todos los tiempos y con un equipo que, a pesar de algunos altibajos, juega muy buen baloncesto y es experimentado, los Spurs pueden dar el golpe ante Denver. Será clave ganar fuera de casa (algo que los Spurs no han hecho mucho este año), pero las posibilidades están. La suerte está echada.

Argentino. NBA como estilo de vida.

Pincha para comentar

Más Conferencia Oeste