Conecta con DBasket

NBA

Philadelphia 76ers fuerza el séptimo partido

Los Sixers igualan la eliminatoria con un buen partido ante su público.

Fuente: Chris Szagola - Chris Szagola / AP

Habrá séptimo partido entre los Philadelphia 76ers y los Toronto Raptors. Los Sixers se impusieron anoche a los canadienses 112-101, consiguiendo alargar la serie y tener la oportunidad de clasificarse en un encuentro decisivo, a todo o nada, que se jugará el domingo. Sin alcanzar la contundencia de los Raptors en el anterior partido de la serie, los de Philadelphia fueron superiores desde los primeros compases del encuentro, imponiéndose definitivamente en la segunda parte.

Quintetos iniciales

  • Sixers: Simmons I Redick I Butler I Harris I Embiid
  • Raptors: Lowry I Green I Leonard I Siakam I Gasol

Partido de parciales

Sixers y Raptors nos han ofrecido a lo largo de la serie partidos igualados y competidos en diferencias cortas, pero también palizas y parciales contundentes que decantaban el ganador bastantes minutos antes del final. El de anoche entró en la segunda categoría de partidos. Durante la primera parte ambos equipos se fueron intercambiando parciales. Philadelphia tuvo más arreones que su rival, y para el tercer cuarto consiguió alcanzar una renta de veinte puntos, sentenciando en la práctica el encuentro (la resistencia de ambos entrenadores a retirar a sus titulares hasta casi el final más un pequeño maquillaje de los Raptors en los minutos de la basura explican que le diferencia final no sea mayor).

Aunque los Sixers no alcanzaron la excelencia que sí mostraron en el tercer partido, su mejor actuación de la serie, mostraron una versión bastante mejor que en los dos encuentros anteriores. Butler siguió siendo el líder espiritual del equipo, desatascando a los suyos cuando la pelota quemaba. Embiid no cuajó un gran partido para sus estándares, pero su finalizó con un +- de +40 en los 35 minutos que estuvo en pista. Y Ben Simmons se volvió a sentir jugador de baloncesto.

El australiano jugó su mejor partido de la serie, acabando con una línea de 21 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias. Pero más allá de los números lo decisivo fue su actitud. Tras pasar prácticamente desapercibido en los dos anteriores encuentros, Simmons imprimió mucho más dinamismo a su juego -y, en consecuencia, al de su equipo, pisando la pintura para sacar el balón a tiradores o anotar él mismo.

Los Raptors volvieron a quedarse cortos de alternativas más allá de Leonard (29-12) y Siakam (21). Gasol, Lowry e Ibaka estuvieron bastante peor que en las dos victorias anteriores, y el equipo en general no consiguió igualar el nivel de intensidad de los de Philadelphia que, por ejemplo, ganaron la batalla del rebote por una amplia diferencia (52 a 34).

Seis partidos y dos semanas después de medirse por primera vez, Raptors y Sixers siguen sin imponerse con claridad. Aunque ambos han encontrado maneras de hacer daño al rival ninguno ha conseguido romper la igualdad. El séptimo partido, que se disputará en Toronto el domingo a la una de la madrugada, hora española, dictará sentencia.

Pincha para comentar

Más Conferencia Este