Conecta con DBasket

NBA

Kawhi Leonard y los Raptors hacen historia

Kawhi Leonard le dio la victoria a los Raptors sobre la bocina con una canasta ya histórica.

Raptors 76ers Kawhi Leonard
Fuente: NBAE

Las dos mejores palabras del baloncesto americano: Game 7. Uno las escucha y la piel se empieza a erizar. Más aún si los equipos involucrados son dos bestias del Este como los Philadelphia 76ers y los Toronto Raptors. El Scotiabank Arena esperaba un partido vibrante, lleno de emociones y con la intensidad que un séptimo partido de una serie de playoffs requiere. Game on.

>>Estadísticas completas



Quintetos iniciales

– Raptors: Lowry | Green | Leonard | Siakam | Gasol

– Sixers: Simmons | Redick | Butler | Harris | Embiid

Acertando a la nada

El partido arrancó parejo… pero porque ambos estaban jugando horrible. Fue un errático comienzo por parte de los dos equipos, fallando tiros fáciles. Kawhi Leonard, por ejemplo, había errado dos triples estando totalmente solo. Después de tres minutos, los Sixers todavía no habían anotado y los Raptors habían acertado solo tres de sus ocho tiros de campo. Finalmente, JJ Redick cortaría la racha con un triple después de cinco minutos de comenzado el cuarto, y con su equipo habiendo errado sus primeros nueve intentos al aro. Los Raptors se llevarían el periodo ganándolo por 18-13, un marcador bajísimo para el primer asalto. Ambos equipos habían sido muy imprecisos lanzando al aro (26,3 por ciento Philly, 20,8 por ciento Toronto), pero la diferencia estaba en que Kawhi Leonard (ocho puntos en el cuarto) estaba apareciendo mientras que Joel Embiid (0/5 de campo) no lo hacía. Otra particularidad: ambos equipos combinados solo habían acertado dos de treinta tiros fuera de la pintura.

El equipo que había ganado el primer cuarto en los seis partidos anteriores de la serie se había llevado la victoria. Los Sixers necesitaban cortar esa racha en el Scotiabank. Los de Brett Brown sufrían con la desaparición de Embiid (2/9 de campo a mediados del período, terminaría 2/10 la primera mitad) y de, sorpresivamente, Jimmy Butler (1/8 en la primera parte). Philly no encontraba armas para atacar a su rival adentro de la pintura. Philadelphia volvería a mandar en el partido después de mucho tiempo tras una bandeja de Ennis y unos buenos minutos de Tobias Harris, cerrando una racha de 14-2 a su favor. Sin embargo, una bandeja increíble de Kawhi Leonard a aro pasado y un and-one de Lowry le dieron una ventaja de cuatro puntos a Toronto. Había muchos tornillos para ajustar de cara al segundo tiempo.

Igualdad máxima

El segundo tiempo empezaba, de nuevo, con dos triples abiertos fallados por Toronto. Aún así, los dirigidos por Nick Nurse seguían mandando en el partido y Kawhi Leonard anotaba rápido en el cuarto para llegar a 19 puntos. Sin embargo, los Sixers se rebelaron: un and-one de Embiid y dos puntos de Butler, dos que habían estado callados, le daban la ventaja por 52-50 tras una racha de 10-0 a favor. Algunos Raptors no estaban apareciendo: Lowry, Siakam e incluso el mismo Kawhi estaba impreciso. Había falta de confianza entre los jugadores, tratando de darle todos los balones a Leonard. En esas, Redick anotaba otro triple para aumentar la ventaja a cinco en la mitad del tercer período, aumentando la racha a 14-0. Los canadienses no habían anotado durante unos largos cinco minutos hasta que Serge Ibaka cortó la racha con una bandeja. Sin embargo, la canasta de Ibaka fue clave porque Toronto se volvió a enchufar, y Kawhi, Lowry (con tres rebotes ofensivos en tres posesiones seguidas) y compañía le daban la ventaja a su equipo, yéndose al descanso 67-64 arriba.

Nick Nurse finalmente le daba descanso a Kawhi Leonard al principio del último cuarto después de hacer suyos 30 de 70 tiros totales de Toronto en los primeros tres cuartos. El último parcial iba a ser lo más entretenido del partido: Embiid estaba enchufado, ambos equipos estaban intercambiando canastas con frecuencia y Leonard estaba en su salsa. Sin embargo, ambos equipos entraban a los últimos minutos de partido empatados en 85. La igualdad duró 20 segundos: Kawhi llegaba a 38 puntos con un tiro de dos larguísimo sobre Embiid para darle ventaja a su equipo (87-85). En la siguiente jugada, Lowry le robó el balón a Embiid y se lo depositó a Siakam para que el africano convirtiese una bandeja difícil para darle ventaja de dos posesiones con poco más de un minuto por disputar.



Kawhi y un tiro de película

Toronto provocó que en tres posesiones seguidas en el clutch, los Sixers no pudiesen lanzar en el reloj de 24 segundos. Sin embargo, Kawhi erró un triple y los Sixers tenían la oportunidad de empatar el partido. Embiid acertaba dos libres con 12 segundos por jugar, y los Sixers cometían falta a Leonard sin tener tiempos muertos. Kawhi erraría uno de dos, y en el contraataque hacia el otro lado, Butler anotaba una bandeja complicada ante Ibaka para empatar el partidoa 90. Lo siguiente iba a quedar en todos los libros de historia de la NBA: con cuatro segundos por jugar, le llegó el balón a Kawhi, se desplazó hacia la esquina y encestó un fade-away (con baile en el aro del balón incluido) totalmente increíble.

Poco importó que hubiese anotado 41 puntos en 39 tiros. Lo cierto es que Kawhi y los Raptors se van a las finales de conferencia tras encestar el tiro más importante de la historia de la franquicia canadiense.

Argentino. NBA como estilo de vida.

Pincha para comentar

Más Conferencia Este