Conecta con DBasket

Liga Endesa

San Pablo Burgos saca adelante la temporada de la consolidación en ACB

El club burgalés se gana el derecho a seguir una temporada más en la élite. Los refuerzos de invierno, claves.

San Pablo Burgos
Fuente: SPB / María González

Aunque hace semanas estaban los deberes hechos y era cuestión de tiempo, los últimos malos resultados no han impedido que en esta jornada San Pablo Burgos alcance matemáticamente la permanencia. El objetivo se ha conseguido, al igual que la temporada precedente, a falta de dos jornadas. Sin embargo, aunque el fin es el mismo, el camino hasta alcanzarlo no es muy parecido. En este curso, el club burgalés ha tenido que capear situaciones dificultosas de las que ha salido airoso sin pasar tantos apuros. Aún queda por saber si se alcanza plaza europea.

La temporada precedente

En el año de la novedad, a Burgos le costó siete derrotas seguidas, muchas de ellas amplias, entrar en dinámica positiva e igualar el nivel físico de la liga. Una vez pudiendo competir, el equipo de Diego Epifanio funcionó bien, aunque bien es cierto que pasó muchas jornadas en zona de descenso. Aquella era una escuadra que principalmente sacaba los partidos a base de talento y sabiendo jugar ante sus rivales directos, se movía bien en ataque, con un baloncesto alegre y la defensa como punto débil.

El californiano Deon Thompson fue el buque insignia de ese primer proyecto en que todos los jugadores aportaron su granito de arena. El grupo de jugadores fue muy estable y apenas sufrió cambios una vez iniciada la temporada, solo llegó el refuerzo de John Jenkins y el necesario fichaje de Vlatko Cancar tras la lesión de Deividas Gailius.



Inicios difíciles

Con el objetivo de consolidarse en la máxima competición nacional, San Pablo Burgos había confeccionado una plantilla a priori mejor que la de la campaña pasada. Sin embargo, el equipo entró en una montaña rusa con más zonas bajas que picos. Además, había jugadores que no encajaron por diferentes circunstancias.

La escuadra de Epifanio fue capaz de ganar por ejemplo a Baskonia y Unicaja y, sin embargo, a su vez sufría dolorosas derrotas en el Coliseum y en casa de rivales directos. Las malas sensaciones prevalecían y se antojaba necesario un cambio de algunas piezas del equipo. La primera vuelta se saldó con seis victorias, unos números que no daban lugar a la tranquilidad. El peor momento de la temporada fue una amplia derrota en casa contra Joventut.

La transformación

A mediados de diciembre, la dirección deportiva burgalesa empezó a mover fichas con la llegada al equipo de Benite y Lima, lo que supuso un incremento de calidad para el bloque. Posteriormente llegó Paul Zipser, mientras que Slava Kravtsov y Dino Radoncic abandonaron el equipo. El momento más duro para la escuadra fue la marcha de Thompson, pero en un movimiento que a la postre se ha tornado definitivo para lograr el objetivo, Burgos cerró la contratación de Dominique Sutton.

San Pablo Burgos

Fuente: SPB / María González 

Los responsables deportivos y la directiva de San Pablo tuvieron cintura, decisión y recursos económicos para acometer los cambios que a su criterio necesitaba el equipo antes de que la situación empeorase. Corregir esta errática trayectoria era algo a lo que nunca se había enfrentado el equipo burgalés en toda su corta vida. Su futuro a corto plazo dependía de que el desempeño de los refuerzos se reflejase en una escalada en la tabla.

Dos meses casi perfectos

Coincidiendo con la llegada de Sutton a Burgos a finales de enero, los castellano-leoneses disfrutaron de los mejores dos meses de su historia, con una sola derrota en seis encuentros. Se presentaron a mediados de la segunda vuelta con 12 victorias, que además de dejar la permanencia casi conseguida, permitieron a la afición soñar con alcanzar plaza de playoffs.

La mejora se fraguó principalmente alrededor del mencionado Sutton, en la que el bloque creció hasta alcanzar momentos de gran baloncesto como en Tenerife o Manresa. Los de Epi han hecho esta temporada también muy buenos partidos ante su afición, que partido a partido ha llenado las gradas del Coliseum.

Rigores del calendario

Tras vivir las mejores jornadas en cuanto a resultados, han llegado cuatro derrotas seguidas. Por diferentes razones, San Pablo no ha podido sorprender a rivales de la zona alta de la tabla y las opciones de post-temporada han desaparecido. Tras una amarga derrota en Zaragoza, los de Epifanio pudieron hacer un buen partido en el Buesa Arena de Vitoria y, a pesar de no ganar, sus aficionados pudieron volver con un buen sabor de boca del desplazamiento.



Aún restan dos fechas y los azulones podrán aumentar su casillero de victorias el próximo sábado recibiendo a Murcia y en el cierre del curso en el Pazo de Lugo, ambos rivales de la zona baja de la tabla. Además, San Pablo Burgos es undécimo y, de mantener dicha plaza tras las dos últimas jornadas, se ganaría el derecho de jugar la temporada que viene competición europea. La plantilla irá a por todas en estos dos últimos envites, como así se hace saber desde el club.

El futuro para San Pablo Burgos

Aunque ya ha habido movimientos en esa dirección, sabiendo al cien por cien que la próxima temporada Burgos volverá a ser ACB, los responsables del equipo pueden seguir avanzando en la construcción del bloque del siguiente curso. Ya tienen estampada su firma actuales integrantes del equipo como Bruno Fitipaldo, Álex López o Vlatko Cancar, además de los cedidos Ognjen Jaramaz y Jasiel Rivero.

San Pablo Burgos

Fuente: SPB / María González 

Además, hay miembros de la actual plantilla que la dirección deportiva intentará renovar. No hay duda de que se tendrá que hacer un esfuerzo para que jugadores como Goran Huskic permanezcan en la escuadra. También el contrato del técnico, Diego Epifanio, expira a finales de este curso y habrá que ver que sucede. No cabe duda de que lleva más de tres temporadas cumpliendo sus objetivos y es muy querido por la ciudad y afición.

Como ya hemos citado anteriormente, otro dilema por dirimir en próximas fechas es si se logra mantener la undécima plaza, que puede dar acceso a jugar en Europa. De materializarse, el futuro del proyecto cambiaría de forma considerable, ya que la estructura del joven club debería de prepararse para acometer un reto desconocido y de suma importancia. El presidente de la entidad, Félix Sancho, ya ha sido tajante en esta aspecto, y si se da el caso, el equipo burgalés jugará en Europa.

¿Se podría haber llegado a más esta temporada?

Es obvio que mirando con el retrovisor y repasando algunos encuentros, se ve que para San Pablo Burgos podía haber sido factible sacar algún triunfo más. Sin embargo, viendo como están otros equipos, algunos de ellos históricos, admitiendo además que el nivel de la liga ha subido considerablemente este año y los citados problemas que la escuadra ha sufrido, el balance es claramente positivo.

A día de hoy, se puede calificar la temporada por bastante buena y, de alcanzar zona europea, subiría hasta excelente. Los responsables deportivos burgaleses tuvieron muy buena puntería a la hora de reforzarse, cosa que no es fácil a mitad de curso.

No cabe duda de que lo más importante es que San Pablo Burgos ha dado un nuevo paso en un año que no suele ser fácil: el de la consolidación. Por ello, la afición burgalesa se congratula de que la fiesta del baloncesto ACB seguirá una temporada más instalada en la ciudad y la provincia. Pendiente queda saber si la fiebre azul traspasará fronteras en el curso 2019/2020.



Pincha para comentar

Más FIBA