Conecta con DBasket

Liga Endesa

ACB 2018/2019: el análisis de los que se han quedado fuera de ‘playoffs’

Repasamos la trayectoria en liga de los diez equipos que no se han clasificado a los ‘playoffs’.

Estudiantes Gran Canaria
Fuente: ACB Photo / E. Candel

Hace unos días repasábamos la trayectoria de los equipos de playoffs, pero para otros diez conjuntos ya se ha acabado la temporada y deberán ir pensando en perfilar lo que será el próximo curso. Como ya comentamos en el resumen de la parte alta, la competencia europea ha hecho mella y tenemos seis equipos que han disputado entre los diez de cola.



Por abajo, aunque el desarrollo de la competición ha podido dejar alguna sorpresa, se ha impuesto la lógica presupuestaria y los dos equipos que encaraban la liga con menos recursos son los que han quedado apeados de la ACB.

Noveno clasificado: Iberostar Tenerife, 17 victorias. Mala segunda vuelta.

Los isleños invirtieron gran parte de sus activos en avanzar rondas en Basketball Champions League y se dejaron escapar victorias decisivas en la liga. No meterse en los playoffs ha sido una decepción, pero la temporada en líneas generales no puede darse por mala. Los de La Laguna han sido uno de los animadores de la competición.

– El crack: Colton Iverson, uno de los pívots más dominadores de la competición, ha sido el mejor aurinegro.

– La revelación: Ferrán Bassas ha dado un nivel extraordinario, casi mejor que el base titular, Rodrigo San Miguel.

– La decepción: Lucca Staiger llegó con la vitola de artillero y no ha respondido. Un 38 por ciento de acierto en triples lo dice todo.

Décimo clasificado: Morabanc Andorra, 16 victorias. Irregular.

Los de Ibón Navarro han sido un equipo que ha mostrado poca fiabilidad. Han tenido dos picos buenos de juego, uno por vuelta, pero no ha sido suficiente para alcanzar los ocho primeros lugares. También han sufrido lesiones y bajas en momentos importantes de la temporada, por lo que se han visto lastrados.

– El crack: Moussa Diagne ha sido el corazón de los del Principado. A pesar del susto que se llevó, temporada muy buena para él.

– La revelación: Andrew Albicy se ha ido forjando como jugador en Andorra. Se va con nivel para estar en un Euroliga.

– La decepción: David Jelinek, salvo en contados partidos, no acaba de despuntar como gran tirador. Facultades tiene.

Undécimo clasificado: San Pablo Burgos, 15 victorias. Un paso más.

La temporada empezó con muchos altibajos, por lo que se vieron abocados a dar un golpe de timón en los meses de diciembre y enero. Una buena segunda vuelta, con nueve victorias, hizo que los burgaleses no pasasen ningún apuro para mantenerse. El proyecto apunta a más.

– El crack: Goran Huskic ha sido el jugador más regular durante el curso, mejorando todos sus registros. Ha sostenido al equipo cuando peor lo estaba pasando.

– La revelación: en su primera temporada completa en España, el joven esloveno Vlatko Cancar ha seguido proyectándose hacia arriba. Será un gran jugador.

– La decepción: Dino Radoncic no cuajó en Burgos y se le tuvo que buscar una salida.

Duodécimo clasificado: Herbalife Gran Canaria, 14 victorias. Annus horribilis.

Las cosas no han salido como se esperaban en la isla. Tres entrenadores pasaron por el banquillo, multitud de jugadores (algunos ex-NBA) y ni en ACB ni en Euroliga se llegó al mínimo exigido. Una pequeña mejoría en los dos últimos meses de competición hicieron que al menos salvase la categoría. Deberán hacer borrón y cuenta nueva para el curso que viene.

– El crack: Jacob Wiley ha sido, a pesar de estar solo media temporada, el más destacado de los claretianos. Puso la intensidad que faltaba.

– La revelación: Olek Balcerowski, un pívot muy a tener en cuenta en el futuro. Mide 2,18 y tiene mano de seda.

– La decepción: muchos jugadores pueden encuadrarse en este apartado, aunque quizás el caso de Cory Jefferson haya sido especialmente paradójico.

Decimotercer clasificado: Montakit Fuenlabrada, 13 victorias. Reacción a tiempo.

Este es otro de los equipos al que los menesteres europeos le pasaron factura. Con muchas turbulencias en el banquillo al principio, llegaron Jota Cuspinera y tres refuerzos para enderezar la trayectoria. En el último tramo de la competición fueron bastante solventes en los enfrentamientos directos.

– El crack: Pako Cruz nuevamente decantó varios partidos en favor de los suyos. Puede que equipos más importantes llamen a la puerta del mexicano.

– La revelación: el inicio de temporada de Marc García fue espectacular, aunque luego no pudo mantener la línea de juego y se diluyó un poco.

– La decepción: y puede que la de la liga entera, Lucas Nogueira. Pareció más un ex-jugador de baloncesto.

Décimo cuarto clasificado: UCAM Murcia, 12 victorias. Salvó la papeleta.

Ya desde el principio se vio que la plantilla era algo justa y el entrenador estaba fuera de lugar en un equipo que afrontaba dos competiciones muy exigentes. La llegada de Sito Alonso, aunque con más eficacia que brillantez, explotó las buenas cualidades de algunos jugadores e hizo méritos para permanecer.

– El crack: hizo partidos top aunque también tuvo sombras, Askia Booker fue el jugador más destacado de los pimentoneros.

– La revelación: llegaron muy tarde, pero Manu Lecomte y Kyle Hunt le dieron al equipo cosas que necesitaba.

– La decepción: Milton Doyle no encontró su sitio en el equipo y en la liga. Su lenguaje corporal, partido a partido, lo decía todo.

Décimo quinto clasificado: Monbus Obradoiro, 11 victorias. Segunda vuelta para el olvido.

En la segunda parte de la competición el equipo gallego se vino abajo. Acabó la liga con nueve derrotas seguidas y gracias a que la salvación ha estado relativamente barata se ha librado de descender. Sin embargo, también es de elogio que año tras año y con bajos presupuestos, siempre encuentre la manera de seguir en ACB.

– El crack: el veterano Kostas Vasileiadis ha tenido la gasolina del equipo. Cuando no se ha encontrado bien, el club gallego ha sufrido para encontrar puntos.

– La revelación: Vladimir Brodzyansky, recién llegado desde Estados Unidos, se ha hecho un hueco en la competición. Muy buenos fundamentos.

– La decepción: Kendall Stephens, un tirador que a Obradoiro no le duró ni un asalto.



Décimo sexto clasificado: Movistar Estudiantes, 11 victorias. Peor casi imposible.

Desde los primeros compases la temporada vino cruzada. Un conjunto con mucha calidad pero que casi siempre careció de intensidad. Muchos jugadores estuvieron por debajo de su nivel y el equipo sufrió bastantes lesiones. Deberá de recomponerse este verano de cara a la temporada venidera. Como nota positiva, cabe reseñar que dio la alternativa a canteranos.

– El crack: Darío Brizuela ha vivido el año de su explosión. Uno de los mejores jugadores nacionales. Su lesión hizo temer lo peor al equipo.

– La revelación: parecía que la carrera de Alessandro Gentile estaba ya amortizada. Sin embargo, resurgió en el Estu.

– La decepción: Nikola Jankovic llegó con la vitola de gran pívot y decepcionó a todos. Fue sustituido por Whittington.

Décimo séptimo clasificado: Delteco Gipuzkoa Basket, 10 victorias. A punto de obrar el milagro.

Pocos pensaban que tras una primera vuelta nefasta los donostiarras iban a llegar con opciones de salvarse en la última jornada de liga. Dos retoques en la plantilla y un cambio de actitud a punto estuvieron de ser la receta para lograr la salvación. No llegaron a la orilla pero nos dejaron partidos para el recuerdo. La suerte tampoco estuvo de su lado en varios encuentros.

– El crack: Beqa Burjanadze volvió a demostrar un gran nivel tras un calvario de lesiones. Si no hay sorpresas, permanecerá en ACB.

– La revelación: Dani Pérez mostró el mejor nivel de su carrera. Fue el guía del equipo y no le van a faltar pretendientes este verano.

– La decepción: hay varias, pero Vitor Faverani no llegó ni a poder debutar con GBC debido a sus lesiones crónicas.

Décimo octavo clasificado: Cafés Candelas Breogán, 9 victorias. Todo salió mal.

La vuelta a la ACB no ha sido como les hubiese gustado en Lugo. Arrastró una mala planificación durante toda la temporada y encima sufrió muchas lesiones. Tan solo queda la gesta de haber ganado al Real Madrid en el Pazo. Por el bien del baloncesto, ojalá que los lucenses estén pronto de vuelta a la ACB. Lo mejor sin duda ha sido su afición.

– El crack: Volodymir Gerun se ha hecho gigante a pesar de las dificultades de su equipo. Jugador muy a seguir en los próximos años.

– La revelación: quizás Cristian Díaz. En un entorno poco favorable para debutar en ACB y con exceso de responsabilidad, dio la cara.

– La decepción: estaba planificado que Henk Norel fuese el jugador franquicia. Sin embargo, su fichaje fue un completo fiasco, convirtiéndose en el principio del fin del conjunto lucense.



Pincha para comentar

Más FIBA