Conecta con DBasket

Boston Celtics

Los Boston Celtics todavía no están muertos

Tras un verano movido, Boston encara la temporada con muchas caras nuevas y una nueva estrella en la ciudad.

Boston Celtics
Fuente: NBA.com

Tras un verano bastante movido, ocurrieron varios cambios en el roster de los Boston Celtics. Después de una campaña para el olvido, los de Massachussets perdieron piezas claves dentro del esquema de Brad Stevens. Igualmente, Danny Ainge, el General Manager de la franquicia, se las ingenió para firmar a un par de jugadores para cubrir los huecos disponibles.



Irving y Horford, en busca de nuevos retos

Como era de esperar, Kyrie Irving decidió cambiar de aires y firmó con los Brooklyn Nets. El neoyorquino nunca se terminó de adaptar al estilo de juego del conjunto verde y tuvo varios problemas fuera de la pista con algunos de sus compañeros. Por lo tanto, decidió empezar de cero en una de las franquicias de su ciudad natal. Obviamente, la salida de uno de los mejores bases de la liga de tu equipo nunca es una buena noticia.

Sin embargo, aún peor noticia para los fanáticos de Boston fue la salida de su pivot titular, Al Horford. El dominicano decidió firmar por cuatro años con el máximo rival de los Celtics en el Este, los Philadelphia 76ers. Sin lugar a dudas, los de Boston pierden a su pieza más valiosa, dado que Horford aportaba muchísimo al esquema de Stevens. El interior de 32 años hacía de todo un poco, desde anular a los mejores pívots de la competición hasta organizar el ataque como si fuese un base de 1,90.

Tampoco nos podemos olvidar de que Ainge también ha perdido a dos jugadores claves para el funcionamiento del equipo, Terry Rozier y Marcus Morris. Ambos colaboraban principalmente en el costado ofensivo gracias a su gran capacidad anotadora. No obstante, decidieron mudarse a otras franquicias en las que, a priori, podrán tener un rol más importante, además de un salario más alto. También cabe mencionar que el pívot australiano Aron Baynes fue traspasado a los Suns durante la noche del Draft, tras prometerle Ainge que eso no iba a ocurrir si aceptaba su opción de jugador y evitaba salir a la agencia libre. Un Danny special.

Kemba Walker, la mejor noticia en los Boston Celtics

A pesar de todas las bajas, no todo son lágrimas en Boston. Danny Ainge se encargó de fichar a algunos jugadores para reforzar el equipo, llegando incluso a hacerse con uno de los agentes libres más cotizados del mercado.

Este no es otro que Kemba Walker, que firmó un contrato de cuatro años y 141 millones. El base de 29 años, tras toda una vida con los Charlotte Hornets, llega a Boston para tomar las riendas del equipo y cubrir el puesto de Kyrie Irving. Cabe aclarar que Kemba tiene un estilo de juego distinto al del anterior base. Podríamos decir que tiene mejor capacidad para organizar el ataque y no necesita tanto la pelota como Irving. Además, tiene más experiencia siendo líder que el neoyorquino. Lo más preocupante del recién llegado es su capacidad defensiva, que se ve limitada debido a su baja estatura.



Por otro lado, Enes Kanter llegó a un acuerdo por dos años y 10 millones. Boston añadió a sus filas a un pívot que tuvo una muy buena actuación en los últimos Playoffs con Portland. La fortaleza del turco es el ataque: Kanter tiene muchos recursos en el costado ofensivo de la cancha. Sin embargo, tiene bastantes problemas en defensa. De hecho, es conocido por ser uno de los peores defensores interiores de la liga.

Boston Celtics

Fuente: NBAE

Asimismo, continuaron reforzando su juego interior y ficharon a Vincent Poirier, que vivió una muy buena campaña con el Baskonia. Pese a su buen hacer, lo más probable es que el francés tenga un rol secundario y vea pocos minutos, sobre todo para colaborar con la tarea defensiva.

Los Boston Celtics todavía tienen un núcleo joven

Indudablemente, las dos promesas del equipo, Jayson Tatum y Jaylen Brown, tendrán que dar ese gran salto de calidad tan esperado y convertirse, junto a Walker, en los dueños del equipo. Tras no haber podido triunfar con Irving, tanto Danny Ainge como Brad Stevens apostarán por el gran talento de esta joven pareja. Lo más probable es que ambos jugadores tengan más la posesión de la pelota y sean los encargados de cerrar los partidos, con permiso del ex base de los Hornets.

Asimismo, no podemos pasar por alto que los Boston Celtics siguen teniendo a un tal Gordon Hayward, que se espera que esté al cien por ciento para la próxima edición de la liga. El ex de Utah, además de ser un jugador experimentado, es un gran organizador del juego y un anotador bastante completo. Si Gordon recupera su nivel de All-Star, será una amenaza para todos los equipos de la competición.

Por último, Boston tiene un par de nombres interesantes en el banco de suplentes, entre ellos, el tan querido por la afición Marcus Smart, que el año pasado fue elegido en el primer quinteto defensivo de la NBA. Además, Ainge consiguió renovar a dos jugadores con gran experiencia en Europa, Daniel Theis y Brad Wanamaker. La temporada pasada, ambos aprovecharon su escaso tiempo de juego y lograron ganarse un lugar en la plantilla de Stevens.

Ainge tiene un plan para el futuro

En Boston siempre gusta el draft. En el de este año, seleccionaron a tres jugadores con gran proyección a futuro. En la posición número 14, eligió a Romeo Langford de la universidad de Indiana. El oriundo de New Albany es un jugador intenso en los dos costados de la cancha. Si mejora su tiro exterior podría convertirse en un jugador bastante interesante en el futuro.

Ainge no se conformó solo con el pick de lotería y eligió a dos jugadores más. En la posición número 22, seleccionó a Grant Williams, de la Universidad de Tennessee. Este ala-pívot de 2,01 encaja perfectamente con el estilo de juego de Stevens debido a su gran inteligencia para jugar al baloncesto. Tampoco nos podemos olvidar de Carsen Edwards, que fue seleccionado en la segunda ronda. El pequeño base demostró tener una increíble capacidad anotadora en la liga de verano, donde promedió alrededor de 20 puntos por partido.



¿Qué esperar de los Boston Celtics?

Nadie podrá responder con certeza a esta pregunta, y más con lo que hemos vivido en las últimas campañas. Claramente, Boston no tiene un plantel tan talentoso como el del año pasado. Sin embargo, consiguió algunos refuerzos para poder luchar por los primeros puestos de la Conferencia Este.

El rendimiento del equipo dependerá mucho de la defensa planteada por Stevens. Con la salida de Horford, la muralla en la pintura se debilitó bastante. La principal tarea del coach será elaborar una buena estrategia defensiva para que los rivales no los aniquilen en la zona.

Otro factor clave es el desempeño de Jayson Tatum, que el año pasado tuvo un gran protagonismo en ataque pero no cumplió con lo esperado. El alero de veinte años tendrá la oportunidad de dar ese gran salto de calidad tan deseado por todos los aficionados de los Celtics. Si Tatum se carga el equipo al hombro, los de Boston podrán presentarle batalla a las principales potencias de su conferencia, como los Sixers o los Raptors.

En conclusión, es muy difícil determinar hasta donde llegaran los Celtics este año. No obstante, es un equipo bastante interesante liderado por uno de los mejores entrenadores de la liga. Veremos si Stevens puede hacer que su equipo, comandado por Tatum y Walker, llegué a las finales del Este como lo hizo en 2018.

Pincha para comentar

Más Boston Celtics