Conecta con DBasket

Los Angeles Lakers

Dwight Howard vuelve a Los Angeles Lakers

El pívot firmará un contrato no garantizado por el mínimo de veterano y estará a expensas de su comportamiento.

Dwight Howard con los Lakers en 2012-13
Fuente: Sport Illustrated

El regreso de Superman se sella definitivamente. El pívot Dwight Howard, un nómada de la NBA en las últimas temporadas, vuelve a Los Angeles Lakers tras cerrar el buyout con los Memphis Grizzlies, según informa Adrian Wojnarowski en la ESPN.



El trato, eso sí, tiene truco: el contrato no está garantizado y los Lakers podrán cortarlo antes de enero sin problemas. Esto se debe a la fama que se ha ganado Howard en los últimos años en la liga estadounidense, que va desde el egoísmo en cancha hasta el infantilismo y un afán por la disrupción impropias en un profesional de su renombre. Sin embargo, una fuente cercana a la operación indicó que Howard se mostró humilde y aceptó la responsabilidad que trae su fichaje, ofreciéndose como “un ocho veces all-star que ha tocado fondo”.

A sus 33 años, Howard está dándolo todo para volver a ser determinante y poder firmar un último gran contrato con el que cerrar una carrera que fue de más a menos. Ha perdido 11 kilos con la esperanza de poder fichar con los Lakers, y jugadores vitales de los de púrpura y oro como Anthony Davis –presente en la reunión– han terminado por dar el visto bueno a su llegada. Superman ha pasado recientemente por una operación en la espalda de la que dice estar ya plenamente recuperado, pero que le hizo perderse gran parte de la pasada temporada.

Howard, el último trotamundos

El destino ha sido esquivo con Dwight en las últimas temporadas. Tras desvelarse como uno de los mejores pívots de la actualidad y triunfar en los Orlando Magic y los Houston Rockets (y chocar contra Kobe Bryant en los Lakers un año antes de llegar a Texas), Dwight no ha parado de cambiar de equipo desde 2015, último año con los texanos. Desde entonces, Atlanta Hawks, Charlotte Hornets y Washington Wizards han prescindido de sus servicios tras un solo año, y los Grizzlies –adonde llegó tras el traspaso de CJ Miles a los capitalinos– ni siquiera contaban con él esta temporada.



El pívot es más que consciente de su papel, y ha tenido que renunciar a casi 2,6 millones de dólares de su salario para recalar en los Lakers, en los que será el sustituto del lesionado DeMarcus Cousins. En caso de cumplir con lo que se espera de él, los angelinos le firmarán el contrato garantizado por el mínimo de veterano en enero. Aparte del comportamiento quedan las cifras, que es lo que se traen seguro en los Lakers: un jugador que en los últimos cuatro años ha promediado 14,6 puntos, 12,2 rebotes y 1,4 tapones por partido. El que puede ser sustituto temporal puede volverse revulsivo de lujo. Esperemos que su carácter no se convierta, nuevamente, en su kriptonita.

Pincha para comentar

Más Conferencia Oeste