Conecta con DBasket

Bilbao Basket

El Bilbao Basket apuesta por la mezcla entre juventud y veteranía

Analizamos puesto por puesto la plantilla de un Bilbao que peleará con todo para mantenerse en ACB.

Bilbao Basket
Fuente: MI Lopez

Comienza una nueva temporada para el club bilbaíno, una que sin duda será diferente. Tras el ascenso, el conjunto vasco disputará una ACB distinta a la que ya conocían, siendo uno de los años donde más nivel habrá en la liga.



Dejando a un lado la calidad de la competición, está claro cual será el objetivo a cumplir por los hombres de negro, que no es otro que el de mantener la categoría y consolidarse en ella como ya hicieron años atrás en su primer y único ascenso hasta la fecha.

Para lograrlo, la directiva ha intentado formar la mejor plantilla dentro de sus posibilidades, ya que el club cuenta con un ajustado presupuesto. Tras tantear diferentes opciones durante este verano, el equipo ya tiene entre sus filas a los doce jugadores que se encargarán de transmitir ilusión de nuevo a los aficionados bilbaínos.

La organización

Este puesto es, sin ninguna duda, el que más pone en duda a la afición vasca. Los encargados de llevar el mando del equipo serán el galo Jonathan Rousselle y el austriaco Thomas Schreiner.

El primero, a priori, se encargará de ser el base titular del equipo, a pesar de llegar de una temporada mediocre. Rousselle llega con el cartel de ser un gran repartidor de juego y se espera que sea el timón que necesita el club.

Por otro lado, Thomas Schreiner continuará una temporada más en el club, aunque esta vez su rol será secundario, ya que se encargará de ser el segundo base del equipo. El centroeuropeo ofrecerá pausa y calma al juego en los momentos importantes gracias a su veteranía y experiencia en la competición.

Solidez en el puesto de escolta

El acompañante del base en el back-court es uno de los puestos que más dudas suscitan entre los aficionados, aunque desde lejos parece que es uno de los que mejor cubiertos están. Este espacio de la plantilla cuenta con tres inquilinos. El primero, un mítico de la competición. Rafa Martinez llega tras una temporada gris, donde no ha conseguido mantener el gran nivel al que nos tenía acostumbrados a ver en Valencia. El veterano escolta aterriza en Bilbao para ser una de las referencias en ataque, y se espera que aporte algo mas que experiencia y temple.

Martínez estará acompañado por el estadounidense Jaylon Brown, todo un estandarte para el club bilbaíno la campaña pasada, siendo una de las claves del ascenso y ganándose la renovación a pulso. A pesar de su buen hacer en la pista, no cabe duda de que su condición de extracomunitario convierte su continuidad en una decisión arriesgada si atendemos a la configuración de la plantilla. Brown ocupará, a priori, la posición de escolta suplente, por lo que tendrá que crecer en la rotación y demostrar que su talento justifica de manera total su presencia en la plantilla ACB.



El último integrante es un jugador de corte distinto a los dos primeros. Tomeu Rigo continua tras una temporada donde ha logrado ganarse la confianza del cuerpo técnico sobre todo mediante un duro trabajo. Aunque esta campaña no apunta a que el balear gozará de muchos minutos, debido en gran parte a lo que tiene por delante suya en la rotación, Rigo si podrá aportar defensa y acierto exterior al conjunto vasco durante los momentos en los que se encuentre en pista.

Camada nueva de aleros

El puesto de ‘3’ se ha visto totalmente renovado respecto a la campaña pasada. Axel Bouteille y (el otro) Sergio Rodríguez serán los encargados de aportar juego y anotación desde esta posición del campo. El primero llega tras completar una muy buena temporada tanto en la liga francesa como en la Eurocup y tendrá el rol de alero titular. El jugador francés sera una de las grandes amenazas en ataque, ya que tiene unos magníficos fundamentos y una gran muñeca que le permite lanzar desde larga distancia.

Por otra parte, Sergio Rodriguez llega desde un Ourense en el que ha cuajado una muy buena campaña que, sin duda, reafirma su evolución durante su estancia en la categoría de plata.

Arnoldas Kulboka, la gran promesa

La posición de cuatro estará formada por otros tres jugadores que provienen de diferentes categorías pero con un mismo objetivo en común: rendir a su máximo nivel y ver donde tienen el límite. El primero de ellos es el pasado numero 55 del draft de la NBA, Arnoldas Kulboka que, sin lugar a dudas, es otra de las grandes apuestas de este club. El lituano es una joven promesa del baloncesto del viejo continente que cuenta con una calidad espectacular y con una capacidad sobresaliente a la hora de meter triples. El ex del Brose Bamberg deberá aprovechar su oportunidad para mostrar buen rendimiento en una de las mejores ligas del continente, donde seguramente también tendrá minutos en la posición de alero.

Siguiendo con la teórica escala de la rotación, Emir Sulejmanovic sera el segundo ala-pívot y tratará de disputarle el rol de titular a Arnoldas. El ya ex de Breogán se encargará de dar guerra tanto en defensa como en ataque aportando guerra y coraje. Con experiencia en la lucha por la salvación el pasado curso con los gallegos, el club de Bilbao espera un salto de calidad en su juego en el que será su segundo año en la ACB.

Por ultimo, el encargado de ponerle la guinda a esta posición sera Iván Cruz, un jugador que fue uno de los pilares del año pasado. A pesar de tener altibajos, el madrileño se ha ganado la renovación a pulso, convirtiéndose así en el teórico tercer componente de la rotación en el puesto de ‘4’, a la espera de las oportunidades de juego que le ofrezca Alex Mumbrú.

Balvin y Lammers, calidad en el puesto de pívot

La posición de center en el conjunto bilbaíno la ocupan Ondrej Balvin y Ben Lammers. El primero parte como teórico titular, al ser uno de los fichajes de más renombre de la plantilla vasca. Su impacto en cancha será medido gracias a su capacidad para rebotear, intimidar y anotar bajo canasta, condiciones sobradamente demostradas en su periplo ACB.

Balvin compartirá posición con Ben Lammers, un jugador que se ha ganado el respeto de la afición a base de grandes actuaciones y grandes jugadas en LEB Oro. A pesar de ocupar plaza de extracomunitario, el conjunto bilbaíno optó por renovarle tras una campaña más que notable y a la espera de que su juego evolucione más si cabe durante este próximo curso.



Pincha para comentar

Más Bilbao Basket