Conecta con DBasket

NBA

Calificando el verano de las franquicias NBA: División Atlántica

Segundo capítulo del análisis veraniego de la mejor liga del mundo. Hoy, la lupa está puesta en la División Atlántica.

División Atlántica NBA
Fuentes: NBA on TNT/Sportsnet/USAToday

Ya pasó la Sureste, ahora toca hablar de la División Atlántica y el trabajo de sus equipos durante la agencia libre. Tuvimos de todo: algunos se reinventaron tras bajas importantes, algunos tuvieron la mejor offseason de su historia y otros… Bueno, hicieron lo que pudieron.



Boston Celtics: un nuevo comienzo

Calificacion: 9/10

Que temporadita tuvieron los Celtics el año pasado. Con una gran cantidad de rumores sobre problemas en el vestuario, que llevaron a Kyrie Irving a criticar públicamente a sus compañeros, los de Massachussets tenían que enfrentar una dura offseason tras la eliminación en playoffs y la hipotética (luego confirmada) salida de Irving. Para todo Boston eso parecía un problema. Para el maestro Danny Ainge, un gran General Manager que siempre sabe lo que hace, no lo era en absoluto.

El draft de los Celtics no fue sobresaliente, ya que sus picks no estaban en los primeros puestos, pero fue muy bueno para lo que tenían. Sobre el final de la lotería, Ainge eligió a Romeo Langford, anotador de la universidad de Indiana que, si mejora su triple, puede ser un problema en la liga. Luego se llevaron a Grant Williams, un talento de nivel lotería proveniente de Tennessee que tiene potencial para convertirse en el próximo Draymond Green, en el puesto 22.

En tercer lugar, se llevó a la sensación de la NCAA, Carsen Edwards, que tuvo una gran Summer League y ya tiene su hueco asegurado en la plantilla. Por último, Tremont Waters fue seleccionado en la segunda ronda, y hace unos días firmó un contrato twoway que le permitirá desarrollarse en la GLeague y tener minutos NBA. Sin embargo, ahí no terminó la ola de juventud para Ainge: Javonte Green y el gigantesco Tacko Fall firmaron contratos Exhibit 10 para pelear por un puesto en el roster antes del comienzo de la temporada, después de buenas actuaciones en Las Vegas.

La agencia libre tuvo de todo en Boston. Además de la salida de Irving, también se había confirmado que, sorpresivamente, Al Horford no optaría por cobrar su opción de jugador y saldría al mercado buscando un contrato de cuatro años y 100 millones de dólares, algo que los Celtics no tenían pensado darle (pero los 76ers). Ainge elaboró un plan que, según sus dichos en conferencia de prensa, se cumplió en todos los aspectos: fichar a Kemba Walker y a Enes Kanter, para reemplazar a Kyrie y a Big Al. Son muy buenos reemplazos, especialmente el de Kemba, que no solo puede mejorar el nivel de Kyrie sino también ayudar en un vestuario revuelto. Kanter tendrá que trabajar en defensa, pero en ataque es una máquina de conseguir dobles-dobles. Cuando todo parecía retroceder, Ainge lo volvió a acomodar. El gran Danny lo ha hecho de nuevo.

Kemba y Enes, listos para el espectáculo. Fuente: USA TODAY

Philadelphia 76ers: cambio de engranajes

Calificación: 8/10

Elton Brand ya había avisado que iba a tratar de mantener a su Fantastic Four: Ben Simmons, Joel Embiid, Jimmy Butler y Tobias Harris. El ex-pivot arrancó a meter mano en la noche del draft, seleccionando a Matisse Thybulle, el mejor defensor de la NCAA, y a Marial Shayok. Lo importante, sin embargo, era la agencia libre. Allí pasaron cosas que ningún fanático de Philly podría haber imaginado.



Brand ya sabía que iba a tener que ofrecer a Butler y a Harris buenos contratos, y hacer que Ben Simmons firmase su extensión rookie (contrato de cinco años y 170 millones). Consiguió dos de sus tres objetivos: firmó la renovación del australiano y le dio a Harris un contrato máximo (decisión que probablemente lamente si Philly no gana nada). ¿Y Butler? El alero fue tentado para sumarse a los Miami Heat y, después de su reunión con los de Florida, no lo dudó. Canceló el resto de reuniones con otras franquicias y firmó un contrato máximo con los Heat. Los 76ers, sin embargo, no se quedaron con las manos vacías, ya que consiguieron a Josh Richardson, un joven escolta que viene de tener el mejor año de su carrera en Miami.

De esta manera, quedaban Simmons, Embiid, Harris y Richardson como nombres inamovibles del starting five. Sin embargo, les faltaba una pieza, una última adición para completar el quinteto. Mientras Brand estaba buscando la última pieza del rompecabezas, Al Horford avisaba que entraría al mercado en búsqueda de un contrato nuevo. El pívot dominicano buscaba un acuerdo por cuatro años y 100 millones. Brand, ni lento ni perezoso, se encargó de atarlo rápidamente. Por lo tanto, el único forward que pudo parar a Joel Embiid ahora será compañero del camerunés. Horford completa un quinteto poderoso que va a competir para llevarse la conferencia este. Habrán perdido a Butler (y a Redick, importante), pero los 76ers, a mi parecer, se han fortalecido aún más.

Al Horford se ha mudado a Philadelphia. Fuente: ClutchPoints

Toronto Raptors: la era post-Kawhi

Calificación: 4/10

La offseason de los Raptors se basó en esperar (como todos nosotros) la decisión de Kawhi Leonard. Los cañones apuntaban a LA, pero Toronto todavía tenía una pequeña ilusión de llevárselo. Finalmente, Kawhi terminó en los Clippers y los canadienses tuvieron que salir al mercado a fichar jugadores y llenar ese espacio salarial.

Otro que no volvió a Toronto fue Danny Green, quien emprendió vuelo a Los Ángeles, pero aterrizó en el vestuario opuesto a Kawhi en el Staples Center. Los Lakers (que también tenían que llenar el vacío porque tampoco consiguieron a Leonard) le ofrecieron un contrato suculento de 30 millones por dos años y Danny ni lo dudó. Otra baja muy dura para el campeón, que veía como se desarmaba una parte importante de su rotación. Los Raptors rellenaron el hueco con la renovación de Patrick McCaw y los fichajes de Cameron Payne, Matt Thomas, Stanley Johnson y Rondae Hollis-Jefferson, sumado a la adición de Dewan Hernández, el penúltimo pick del draft. Jóvenes que todavía no explotaron como McCaw y Johnson, una nueva oportunidad para Payne (que estuvo lesionado gran parte de su carrera) y el fichaje barato de RHJ para ayudar en la rotación de Nick Nurse.



Son fichajes discretos, pero en el trade deadline de febrero del año próximo puede haber varios movimientos. Tienen muchos contratos expiring (Kyle Lowry, Marc Gasol, Serge Ibaka) que pueden tener valor en ese momento. Por ahora, los Raptors defenderán el título con lo que tienen. Pero el hecho de que Kawhi ya no esté les va a doler, y mucho.

Lowry, Gasol e Ibaka ya tienen su anillo, pero ahora tendrán un nuevo desafío. Fuente: NBAE

New York Knicks: que no cunda el pánico

Calificación: 3/10

¿Recuerdan cuando los Knicks estaban enfocados en llevarse a Zion Williamson, Kevin Durant y Kyrie Irving? ¿Que se avecinaba una nueva era en Nueva York? Bueno, nada de eso pasó. Pero los Knicks no tienen por qué estar (tan) tristes.

La crónica de un fracaso anunciado arrancó en la lotería, donde los Pelicans asaltaron el bombo y se llevaron el primer pick. Los Knicks se llevaron el tercero, pero ya sabían que Zion no arrancaría su carrera en la Gran Manzana. Primer momento malo para los de James Dolan, aunque sin posibilidad de controlar su destino en este tipo de casos.

Lo que si controlan es la manera de manejar su franquicia. Si un aficionado Knickerbocker pensó que tras la ida de Phil Jackson los errores en la parte ejecutiva se habían terminado… se equivocó profundamente. Dolan siguió (y sigue) con la capacidad de hacer todo al revés. ¡¿Como puedes dudar de ofrecerle un contrato máximo a ni más ni menos que a Kevin Durant?! Sí, estamos hablando de un jugador que se rompió su tendón de Aquiles. No obstante, si el alero no llegase a volver a plenitud (digamos en un 70, 80 por ciento de su nivel), seguiríamos hablando de uno de los mejores anotadores de la NBA. No sabemos si Durant habría elegido ser un Knick si Dolan y Perry le hubiesen ofrecido un contrato… Pero no hacerle ni siquiera una oferta ya habla de la mediocridad de los Knicks como franquicia. A todo esto, sumémosle el historial de Dolan como dueño, con los problemas de Carmelo Anthony, Kristaps Porzingis, entre otras desventuras de los neoyorquinos. No solo perdieron a KD y a Kyrie, sino que estos dos se mudaron a la misma ciudad (y a 20 minutos de las instalaciones de los Knicks), pero para jugar en los Nets al otro lado del Brooklyn Bridge. Los Knicks perdieron la ciudad y quisieron tapar las heridas con una tirita: los fichajes de Bobby Portis, Taj Gibson, Marcus Morris, Julius Randle (¿algún ala-pivot más?) y Reggie Bullock no alcanzan, al menos en papel, a dar luz a uno de los peores veranos de la franquicia.

¿Lo positivo? El draft. RJ Barrett tuvo una Summer League en la cual fue de menos a más, e Ignas Brazdeikis tuvo un nivel sorprendentemente bueno como para ilusionar a los Knickerbockers de cara al futuro, que parece apuntar a la cargadísima agencia libre de 2021.

¿Podrán Brazdeikis y Barrett lavarle la cara a los Knicks? Fuente: Forbes

Brooklyn Nets: reescribiendo su historia

Calificación: 10/10

Del otro lado del puente, los Nets cerraron una offseason que quedará grabada en los libros de historia (y de cuentas) la franquicia. Se llevaron a Kevin Durant y a Kyrie Irving, dos de los mejores jugadores de la liga, que pueden cambiar el destino del equipo en los próximos años.

Si me pusiera a hablar de KD, Kyrie y lo que brindan dentro de la pista, los párrafos serían interminables. Puedo decir que los Nets se llevaron dos de los tres mejores agentes libres, y que hicieron lo que equipos como los Knicks no pudieron. Como todo gran movimiento, los de Brooklyn tuvieron que hacer sacrificios.



Primero, dejar marchar a D’Angelo Russell, que terminó en los Warriors, que no querían liberarse de Durant sin obtener nada a cambio. Otro sacrificio fue darle un contrato de cuatro años y cuarenta millones de dólares a DeAndre Jordan, amigo de KD y Kyrie, que lo pusieron como ‘condición’ para llegar a Brooklyn. ¿Como encajará con Jarrett Allen? ¿Saldrá desde el banquillo? Es muy difícil encontrarle un rol a DJ en este equipo, pero el gran entrenador que tiene Brooklyn lo hará funcionar. Kenny Atkinson ha ayudado a levantar este equipo (con ayuda del mencionado D’Angelo, Caris Levert y compañía), pero ahora tendrá que moldearlo para poder ganar el anillo en las próximas temporadas. No hay tanta presión en la campaña entrante, ya que Durant no estará presente, pero a partir del año siguiente ya tendrá que empezar a apuntar al título.

Sacando a estos tres cracks, no hubo mucho más movimiento en Brooklyn. Nic Claxton fue elegido en el draft y tendrá un hueco en la plantilla, mientras que Garrett Temple fue el fichaje discreto del mes de julio y aportará un buen tirador en la rotación. Brooklyn se ha rearmado de arriba a abajo pero cuidando su base joven, y ahora va a tratar de ganar todo lo que juegue.

Argentino. NBA como estilo de vida.

Pincha para comentar

Más Boston Celtics