Conecta con DBasket

Toronto Raptors

Previas 2019/2020

Toronto Raptors: el futuro es menos negro con un anillo en el dedo

La defensa volverá a ser la mejor arma para un equipo cuyas aspiraciones distan de las de la temporada pasada.

Fuente: Nathaniel S. Butler/NBAE vía Getty Images.

Los Toronto Raptors inaugurarán la temporada 2019/20 a la NBA. Lo hacen por ser campeones, como marca la tradición. No obstante, el equipo que saltará a la pista el próximo 22 de octubre ante los New Orleans Pelicans será un tanto diferente al que se impuso hace pocos meses en las Finales a los Golden State Warriors.

Pioneros en el buen y en el mal sentido

Los Raptors se convirtieron en el primer equipo no estadounidense que consiguió proclamarse campeón de una de las grandes ligas americanas. Los canadienses fueron así pioneros e hicieron que todo un país se sintiera orgulloso de ellos. No obstante, también fueron los primeros campeones de la NBA que vieron como el MVP de las Finales se marchaba a otro equipo en verano. El ganador del galardón siempre había regresado con el equipo (o en algunos casos se había retirado), pero el caso es que Kawhi Leonard decidió aceptar la oferta de Los Angeles Clippers para unirse a su ambicioso proyecto en California. La decisión del alero de abandonar el Scotiabank Arena también alejó de Ontario a Danny Green, que cuajó una gran temporada regular. Como Leonard, puso rumbo al Staples Center, aunque en su caso para unirse a Los Angeles Lakers.

Continuidad en la plantilla

Son las dos bajas más sensibles que ha sufrido una plantilla que ha mantenido el núcleo joven y el veterano: Kyle Lowry seguirá capitaneando al equipo, Marc Gasol será el pívot titular y Serge Ibaka aportará minutos de calidad, a priori, desde el banquillo. En cuanto a la juventud, la aportarán Pascal Siakam, flamante ganador del premio al Jugador Más Mejorado la temporada pasada; Norman Powell, cuya energía contagia a todo el pabellón; Fred VanVleet, que hizo unas Finales para enmarcar, y OG Anunoby, que se perdió los PlayOffs el curso pasado por culpa de una apendicitis. También seguirán Malcolm Miller y Patrick McCaw, un hombre que cuenta sus temporadas en la NBA como anillos: tres campañas, tres veces campeón. Por último, se espera que Chris Boucher dé un paso adelante en la rotación tras ser MVP y Mejor Defensor de la NBA G League la pasada temporada con los Raptors 905.

Serge Ibaka, campeón con los Toronto Raptors hace unos meses, seguirá en el equipo canadiense.
Imagen de Kyle Terada (USA TODAY Sports).

Las principales caras nuevas serán las de Stanley Johnson y Rondae Hollis-Jefferson. El primero llega con la difícil tarea de hacer el adiós de Leonard más llevadero, mientras que RHJ aportará defensa e intensidad a una plantilla que va sobrada de esas cualidades. También han llegado Matt Thomas, procedente del Valencia Basket, y Dewan Hernandez, que fue la elección número 59 del pasado draft.

Dudas para la temporada

El adiós de Kawhi Leonard pudo cambiar el destino de una franquicia que, en caso de haber seguido contando con el alero, podría haber vuelto a aspirar a todo. Sin el ahora jugador de los Clippers, en tierras canadienses se presentan varias dudas de cara a la próxima temporada. La plantilla es buena, de eso no hay duda. Hay equipo para meterse en los PlayOffs, incluso para estar peleando por las primeras cuatro posiciones de la Conferencia Este, siendo optimistas. El abismo podría venir después.

Los Raptors pagaron un precio para ser campeones, que fue dar muchas rondas de draft para hacerse con los jugadores con los que tocaron el cielo. Los de Ontario tienen muchos jugadores que finalizan su contrato al término de la temporada: solamente seis jugadores tienen contrato garantizado para la campaña 2020/21. Y construir un equipo sin rondas de draft es muy complicado.

Pascal Siakam deberá ser la próxima cara visible en los Toronto Raptors.
Imagen de Frank Gunn (The Canadian Press).

No obstante, tienen la opción de traspasar durante el curso a algunos de los jugadores que pueden ayudar a otros equipos a aspirar a todo a cambio de elecciones para las próximas ediciones del draft. Ibaka o Gasol, por ejemplo, terminan contrato el próximo mes de julio y son hombres que cualquier equipo aspirante querría tener en sus filas. Veremos qué deciden hacer en Canadá: si seguir con la plantilla hasta final de curso o dar activos a cambio de un futuro algo más saneado.

Con la defensa por bandera

El quinteto que tenía Toronto el curso pasado asustaba hasta al equipo más talentoso ofensivamente. Tenían buenos jugadores defendiendo en todas las posiciones, hombres muy versátiles capaces de parar a un base y a un pívot. Este año, pese a las bajas, siguen siendo un gran equipo defensivo. Liderados por un Lowry inteligente como pocos, cuentan con la intensidad de hombres como Powell o Hollis-Jefferson y con la dureza en la pintura de Ibaka y Gasol.

Rondae Hollis-Jefferson ha llegado a los Toronto Raptors para sumar, sobre todo, en la faceta defensiva.
Imagen de Ron Turenne (NBAE vía Getty Images).

En ataque, no deberían tener problemas. El año pasado no echaron mucho de menos a Leonard en los partidos en los que descansó (si bien su versión en PlayOffs fue algo estratosférico). La primera piedra del futuro de los Raptors tiene nombre y apellido: Pascal Siakam deberá ser la próxima cara visible del proyecto de los canadienses y, por este motivo, es muy probable que este año tenga más responsabilidades en la faceta ofensiva, donde demostró una versatilidad y unos recursos que sorprendieron a propios y extraños.

Nick Nurse, que era la mayor incógnita de los dinosaurios hace un año, se destapó como un entrenador con muchas soluciones y con una buena capacidad para encontrar quintetos que hirieran a los rivales. Este año, con otras aspiraciones, debe seguir demostrando que es un entrenador capaz de liderar a un equipo y de sacar lo mejor de sus hombres en un pabellón que, desde este año y para el resto de sus días, contará con la bandera de campeones de la NBA.

Pincha para comentar

Más Conferencia Este